El abuelo de Yéremi Vargas hará una huelga de hambre para que se reactive el caso

La familia del menor ha solicitado un careo entre Antonio Ojeda, que permanece en prisión como principal sospechoso de los hechos

José Suárez, abuelo de Yéremi Vargas hará una huelga de hambre para exigir la reactivación del caso de su nieto tras tres meses con el caso "parado".

José Suárez, abuelo de Yéremi Vargas -el niño de 7 años cuya pista se perdió hace ya una década cuando jugaba en un descampado cerca de su casa en la localidad de Vecindario, en Santa Lucía de Tirajana (Gran Canaria)- hará una huelga de hambre para exigir la reactivación del caso de su nieto tras tres meses con el caso "parado".

La familia del menor ha solicitado un careo entre Antonio Ojeda, conocido como 'El Rubio', que permanece en prisión como principal sospechoso de los hechos, y los presos de las cárceles de Algeciras y Juan Grande que aseguran que les confesó el crimen; y una reconstrucción de los hechos en el solar donde jugaba Yéremi cuando desapareció.

"Esto está parado. Nuestro abogado lleva casi tres meses pidiendo para que se haga la reconstrucción que querían hacer en el solar y el careo entre Antonio Ojeda y los presos que afirman que les reconoció los hechosí con los jueces, y nada", explicó Suárez en declaraciones

a Europa Press.

Aquí, hizo especial hincapié en que siempre que insisten, el juzgado les emplaza a "la semana que viene". "Y así llevan ya tres meses", insistió el abuelo del menor. Suárez entendió que llegados a este punto hay que seguir adelante "como sea", puesto que, dijo, no va a permitir que este tema continúe parado mientras Ojeda está en la cárcel de Juan Grande "como un rey".

«Ojeda está como un rey»

"Este sinvergüenza está como un rey -aseveró- y tiene hasta vigilancia para que no lo toquen. Está bien comido, bien vestido, con buena cama... y a nosotros, que somos los que estamos sufriendo, no nos hacen ningún caso". Asimismo, el abuelo de Yéremi señaló que el objetivo de la huelga de hambre es seguir avanzando y evitar que "cierren el caso", algo que no piensa permitir porque una vez que lo cierran "pueden estar años para reabrirse".

Con todo, aseguró que la decisión de la huelga está tomada pero que antes hablarán con el Ayuntamiento de Santa Lucía de Tirajana para ver qué se puede hacer para acelerar el ritmo de los acontecimientos. "Y si esto no funciona -declaró- pasaremos ya a segundo término ñen relación a la huelga de hambre.