El arte como vía de integración

Obra Social La Caixa colabora para acercar las actividades artísticas a personas con discapacidad.

La Fundación Atena cuenta con 107 usuarios, que  asisten a clases de teatro, danza, música, etc
La Fundación Atena cuenta con 107 usuarios, que asisten a clases de teatro, danza, música, etc

Obra Social La Caixa colabora para acercar las actividades artísticas a personas con discapacidad.

La posibilidad de poder disfrutar del arte como una herramienta de crecimiento personal es una derecho intrínseco a la persona. Sin embargo, el colectivo de individuos con discapacidad intelectual, frecuentemente, se encuentra con dificultades para acceder a las actividades culturales. Es por ello que, en 2001, la Fundación Atena puso en marcha el programa de promoción de la autonomía personal de las personas con discapacidad intelectual a través del arte.

«Mediante la expresión artíctica pueden desarrollar aspectos de la persona que no es posible hacer desde otros ámbitos. Algunos de ellos carecen de lenguaje oral y a través del arte se pueden expresar, así como trabajar de forma vivencial aspectos de su autonomía que son necesarios para poder integrarse socialmente. Paralelamente, permite elevar la autoestima de las personas y trabajar con ellas desde las capacidades», explica Arantxa Garantes, gerente de la fundación. En este sentido, recuerda que a través de este programa «se intenta garantizar y fomentar la participación de las personas con discapacidad intelectual en la vida cultural en igualdad de condiciones y que, de esta manera, puedan ejercer su derecho a hacer actividades creativas y artísticas como el resto de personas».

Así pues, desde la Fundación Atena se recurre al arte como «un medio para lograr unos objetivos particulares con cada individuo en concreto, estableciendo así una programación individualizada, en función de las necesidades propias de cada persona y consensuado con las familias y los usuarios».

Para ello, la iniciativa cuenta con varias líneas de trabajo: la escuela de formación en artes escénicas; la estimulación basal destinada a aquellas personas con grandes necesidades de apoyo, con el objetivo de que puedan tener contacto con el exterior a través de la estimulación mediante el movimiento, el tacto...; la compañía de teatro, mediante la que se pretende sacar al exterior el espectáculo para que se valore lo que hacen estas personas sin tener en cuenta ningún protagonismo; y la actividad de envejecimiento activo, destinada a las personas mayores, que tienen un tipo de necesidades diferentes.

La acción artística que ofrece la Fundación Atena se concreta pues en cuatro horas semanales, ya sea de mañana o de tarde, con una serie de actividades que van desde el teatro, la danza, la música, hasta la percusión y la expresión plástica. En cada una de estas actividades, los usuarios están estructurados en grupos de entre cuatro y diez personas organizados en función de sus edades. A día de hoy, un total de 107 personas participan en este programa, que cuenta con la colaboración y financiación de Obra Social La Caixa. Gracias a ello, los usuarios solo han de pagar una cuota mensual de 70 euros.