El Cuco y Samuel, su nueva vida en Francia

Tras huir durante años de los focos, «El Cuco», se exhibe ahora como modelo fotográfico.. Mientras, su amigo Samuel expone sus primeras obras como escultor de piedra en Rognac.

Tras huir durante años de los focos, «El Cuco», se exhibe ahora como modelo fotográfico. Mientras, su amigo Samuel expone sus primeras obras como escultor de piedra en Rognac.

La metamorfosis de Javier García Marín, más conocido como «El Cuco», no cesa. Cuando el joven salió del centro de menores en el que estuvo casi 13 años recluido por encubrir el crimen de Marta del Castillo, cambió su aspecto: de tener el pelo corto a llevar una larga melena. No quería ser reconocido. También evitaba salir a la calle, aunque ello le tuviera recluido en la casa en la que vivía con sus padres.

Ahora, en cambio, se ha vuelto a cortar el pelo y no le importa posar como modelo. Lo hace en otro país, donde no teme la presión de los focos mediáticos. En concreto, según adelantó el diario «XYZ», «El Cuco» vive con su amigo Samuel Benítez en Rognac, Francia, donde ambos jóvenes, involucrados en la desaparición y muerte de Marta del Castillo, comparten una intensa vida social.

Mientras «El Cuco» posa para campañas publicitarias y exposiciones fotográficas, Samuel muestra al público sus esculturas. Todo gracias a Michel Tchelou, un fotógrafo que se ha convertido en el mecenas de estos jóvenes sevillanos. Tienen un nexo en común: la actual compañera sentimental de Samuel es la sobrina del fotógrafo. Aunque se desconoce si el mecenas sabía o no del pasado de estos jóvenes. De hecho, llama la atención que hayan podido rehacer tan bien su vida social en el país vecino. Quizá haya podido ayudar la lejanía y el interés de hacerse llamar de otro modo. En concreto, Samuel se hace llamar «Samu Balboa» en Francia.

En cualquier caso, el impulso que les ha dado este fotógrafo ha permitido que ambos amigos disfruten de una intensa vida social que hubiera sido imposible tener en cualquier rincón de España. Incluso «El Cuco» ha protagonizado ya varias muestras fotográficas en el Centro Cultural (Casa de la Cultura) de Rognac.

Muestras en las que Samuel aprovecha también para exponer sus esculturas. No en vano, el joven ha sacado partido a su estancia en el sur de Francia haciendo sus pinitos como artista escultórico. De hecho, el pasado 17 de marzo acudió como invitado a la inauguración de una exposición fotográfica en el Centro Cultural, en la que un autor local presentaba sus instantáneas sobre coches y motos típicamente norteamericanos. Presentado como «un escultor de piedra», Samuel participó junto a Michel, un «fotógrafo naturalista», según la invitación del evento. «Dos artistas que le interesan muchísimo» al protagonista de la exposición.

Hay que apuntar que Samuel ha sido alumno además de un renombrado escultor de la localidad vecina de Velaux, a unos escasos 13 kilómetros de Rognac. Allí, efectivamente, ha tenido la oportunidad aprender a trabajar la piedra, pero también el metal.

El joven cuenta con un discreto perfil en Facebook en el que pueden verse sus trabajos. Se trata de cuatro esculturas de inspiración africana y que parecen realizadas en mármol. «Sam», como se hace llamar en esta red social, apenas cuenta con un par de amigos franceses relacionados asimismo con el mundo del arte en su perfil «profesional» de esta red. No en vano, y a tenor de sus gustos, parece volcado en su nueva ocupación. Sigue las evoluciones de dos creadores de arte moderno, así como a otras dos páginas dedicadas a la escultura y a la pintura. También le ha dado al «me gusta» de una web francesa de venta y cuidado de mascotas.

Tras esta vida social y cultural, en las redes sociales tratan de pasar desapercibidos. Según avanzó «XYZ», Samu Balboa, intenta no desvelar ningún detalle de su nueva vida en redes sociales. Evita subir imágenes en las que pueda ser reconocido él y su nuevo «paraíso» lejos de Sevilla. De vez en cuando escribe frases «lapidarias»: «Todos piensan antes de actuar, yo actúo, la cago y después pienso». Y es que quizá esa frase dice más de él de lo que, a priori, pudiera querer transmitir.

Aunque quizá la palabra que más les defina a ambos es el «silencio». Y es que «El Cuco», tras pasar dos años y 11 meses en el Centro de Menores, sigue guardando silencio sobre el paradero del cuerpo de Marta del Castillo, aunque el propio juez de Menores y la Audiencia de Sevilla considerasen que sabe dónde está su cuerpo. También guarda silencio Samuel, que fue absuelto al igual que Francisco Javier Delgado, el hermano de Miguel Carcaño.

Miguel es el único que cumple condena: 21 años y tres meses. El asesino confeso de la joven se encuentra en el Centro Penitenciario de Herrera de la Mancha, en Manzanares (Ciudad Real).

En la prisión «continúa ingresado en el módulo 2, que es un módulo de respeto», explican a este periódico. Es decir, donde todos los internos han de limpiar las zonas comunes. En el caso de Carcaño, su última ocupación conocida es la de auxiliar de biblioteca en esta prisión a la que fue trasladado desde Morón de la Frontera en septiembre de 2013.