Actualidad

El ébola ya no es mortal: los fármacos experimentales funcionan

Un estudio clínico ha demostrado que el 90% de los enfermos que recibieron REGN-EB3 o mAb114 superaron la enfermedad. La OMS ha decidido que van a ser los únicos medicamentos que se van a suministrar

Pocas personas olvidarán aquel verano de hace cinco años. Era agosto de 2014. Europa, hasta ese momento había vivido al margen de la importante crisis de ébola que se libraba en África. Tras detectarse los primeros casos en Guinea, pronto se extendió la epidemia a Liberia, Sierra Leona, Nigeria y Senegal. La enfermedad estaba desatada, tenía una tasa de letalidad cercana al 90 por ciento, y terminó saltando a España. La repatriación del misionero Miguel Pajares y, semanas después, de Manuel García Viejo trasladaron el virus a nuestro país. La alerta era máxima, ya que no se conocía ningún fármaco capaz de curar. Hoy, después de numerosos estudios clínicos y de probar diferentes fórmulas podemos decir que se ha conseguido vencer -al 90 por ciento- la enfermedad. “Ahora tenemos lo que parecen ser dos tratamientos para una enfermedad para la que no hace mucho tiempo no teníamos ninguno en absoluto”, ha afirmado el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (NIAID, por sus siglas en inglés), Anthony Fauci, en la presentación de los últimos resultados.

Publicidad

Dos de los cuatro fármacos (ZMapp, remdesivir, mAb114 y REGN-EB3) que se han usado desde noviembre de 2018 en un ensayo en el brote de ébola de República Democrática del Congo (RDC) han mostrado unas tasas de supervivencia cercanas al 90 por ciento en personas infectadas con el virus. En consecuencia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el resto de agentes sobre el terreno han decidido que, de ahora en adelante, serán los únicos medicamentos con los que se tratará a los futuros pacientes.

En concreto, de los pacientes que fueron llevados a centros de tratamiento con bajos niveles de virus detectados en su sangre, el 94 por ciento que recibieron REGN-EB3 y el 89 por ciento con mAb114 sobrevivieron. En comparación, dos tercios de los pacientes que recibieron remdesivir y casi tres cuartos con ZMapp sobrevivieron. El 49 por ciento de los pacientes que tomaban ZMapp y el 53 por ciento con remdesivir murieron en el estudio. En comparación, solo fallecieron el 29 por ciento de los pacientes con REGN-EB3 y el 34 por ciento con mAb114.

Publicidad

Estudio desde 2018

El estudio comenzó el 20 de noviembre de 2018 en RDC como parte de la respuesta de emergencia al brote de ébola en las provincias de Kivu Norte e Ituri. A 9 de agosto, el ensayo había reclutado a 681 pacientes de un total de 725. Los pacientes se inscribieron en cuatro Centros de Tratamiento del Ébola (ETC, por sus siglas en inglés) en Beni, Katwa, Butembo y Mangina.

Publicidad

Tras revisar los resultados el pasado viernes, el equipo responsable de la investigación ha recomendado que se suspendiera el estudio y que todos los pacientes futuros fueran asignados al azar para recibir REGN-EB3 o mAb114, que fueron desarrollados usando anticuerpos recolectados de supervivientes de ébola.

Análisis definitivo en septiembre

Los datos preliminares en 499 participantes han evidenciado que los pacientes que recibieron REGN-EB3 o mAb114 tuvieron una mayor probabilidad de supervivencia, en comparación con los participantes de los otros dos brazos. El análisis final se espera “probablemente a finales de septiembre o principios de octubre”, pero mientras tanto los investigadores han considerado que los resultados hasta el momento son “lo suficientemente convincentes como para recomendar e implementar estos cambios en el ensayo de inmediato”. Además de limitar las futuras aleatorizaciones de pacientes a REGN-EB3 y mAb114, los infectados con ébola que fueron asignados al azar a ZMapp o remdesivir en los últimos 10 días ahora tienen la opción, a discreción del médico que los trata, de recibir REGN-EB3 o mAb114.