El elaborador de bacalao retirado afirma no han hallado anomalías en el producto

Los resultados de los análisis de Salud Pública se conocerán la próxima semana

La compañía Copesco Sefrisa, elaboradora del bacalao retirado ayer de la venta, ha asegurado hoy que no han hallado anomalía "ni en el producto ni en el proceso de elaboración del mismo".

La compañía Copesco Sefrisa, elaboradora del bacalao desmigado desalado envasado retirado ayer de la venta por la Agencia de Salud Pública de Cataluña de forma preventiva tras dos casos de botulismo, ha asegurado hoy que no han hallado anomalía "ni en el producto ni en el proceso de elaboración del mismo". En un comunicado, la compañía elaboradora del bacalao, que tiene su sede en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), ha subrayado que la relación del bacalao que está siendo analizado con el brote de botulismo que afecta a dos bomberos de Palafrugell (Girona) "no está confirmado".

Copesco Sefrisa ha confirmado que su producto "Desmigado bacalao desalado 250gr"está siendo analizado junto con otros productos -judías blancas cocidas y envasadas en frasco de cristal- de otros fabricantes, y que "desde el primer momento ha actuado de manera inmediata y proactiva", poniéndose a disposición de la Agencia de Salud Pública de Cataluña, "con quien estamos trabajando conjuntamente".

La compañía de alimentación ha informado de que ya "se han delimitado y retirado, de forma preventiva, los lotes del único de nuestros productos que presuntamente pudieran estar afectados". La empresa también ha informado de que "en la primera inspección realizada por la Agencia de Salud Pública de Cataluña no se han detectado indicios de ninguna anomalía ni en el producto, ni en el proceso de elaboración del mismo. Por lo tanto, la relación con la intoxicación no está confirmada".

Copesco Sefrisa ha asegurado que sigue "escrupulosamente los más estrictos protocolos y controles de seguridad de calidad"en la elaboración de todos sus productos, "incluso más allá de la normativa establecida".

Todos los productos elaborados por Copesco Sefrisa tienen la certificación Superior IFS, "que es la mayor certificación posible", y "pueden consumirse con absoluta garantía por parte del consumidor". Los resultados de los análisis de la Agencia de Salud Pública de Cataluña se conocerán a partir de la próxima semana.