Prisión provisional sin fianza para el líder del clan Los Castañas

Francisco Tejón está considerado como uno de los narcotraficantes más buscados del Campo de Gibraltar

Francisco Tejón, en las dependencias policiales
Francisco Tejón, en las dependencias policiales

Francisco Tejón, líder del clan de Los Castañas y uno de los narcotraficantes más buscados del Campo de Gibraltar, se entregó a la Policía en la Línea de La Concepción (Cádiz).

El presunto “narco” que se escondía tras su casco y que se movía con su scooter para dirigir su clan, no ha tenido más remedio que entregarse. El clan de “Los Castañas”, dedicado al narcotráfico desde Marruecos y que estaba afincado en lel barrio de la Atunara de La Línea de la Concepción, en Cádiz, quedó ayer descabezado por completo al entregarse a la Policía Francisco Tejón, “Isco”.

Según informaron a LA RAZÓN fuentes de la investigación, era el único que quedaba en libertad del “triunvirato” que gobernaba la banda, ya que con anterioridad habían sido arrestados su hermano Antonio y Samuel Crespo, que había sido rescatado de un hospital de la zona por una célula de “narcos” en una espectacular acción, pero que con posterioridad fue detenido.

En los tres casos, ha sido la efectividad del Cuerpo Nacional de Policía la que ha permitido el desmantelamiento de la organización criminal. De hecho, “Isco” sabía que tarde o temprano iba a ser arrestado ya que los agentes anti droga cercaban sus movimientos, pese a que se movía en una scooter de gran potencia con un casco que hacía imposible su identificación.

Además, contaba con una red de complicidades en el citado barrio, formado por callejas en las que era fácil eludir la acción policial. “Había llegado a un punto que, con lo que le gusta la vida de lujo y moverse a sus anchas haciendo alarde de dinero y lujo, hasta el punto de exhibirse en un video de un cantante, tenía que vivir en la clandestinidad más absoluta. No ha tenido más remedio que entregarse y, como ha dicho ante el juez que lo ha enviado a prisión, asegurar que él no tiene nada que ver con el narcotráfico y que sus negocios son absolutamente legales”, según las mismas fuentes.

Cabe la posibilidad, agregaron, de que trate de dirigir la organización, que era la que introducía el 80 por 100 del hachís procedente de Marruecos, desde prisión, pero ya no es lo mismo. De hecho, cuando ambos hermanos se “refugiaron” en Gibraltar y Marruecos, donde cada vez se sentían más presionados, se dieron cuenta de que perdían operatividad. Tenían que dirigir la banda desde territorio español para que sus planes criminales pudieran llevarse a cabo con efectividad.

“Los Castañas”, llamados así por el puesto de castañas que tenía el padre en La Línea, utilizaban “gomas” (lanchas semirrígidas dotadas con hasta tres motores de gran potencia) para traer el hachís desde Marruecos a España. Se cree que en un año podían mover decenas de toneladas de esta sustancia con los consiguientes ingresos de dinero que les habían convertido en los “amos” de la zona en detrimento del otro clan con una cierta fuerza, “Los Pantojos”, al frente del cual se encuentra Abdellah El Haj, alias “Messi”. Además, si alguien quería “alijar” en su zona le obligaban a pagar un “canon”.

“Isco”, insisten las referidas fuentes, estaba “asfixiado” por el cerco policial. Antes de su entrega, que se produjo en “su” barrio dela Atunara, intentó negociar algún beneficio pero los responsables de las Fuerzas de Seguridad se negaron a ello. Se tenía que entregar y punto.

El jefe de la Brigada de Policía Judicial de la comisaría de La Línea de la Concepción, David Sánchez, insistió en que no ha habido “ningún pacto” con este individuo, ni por parte de la Policía ni por parte de la Fiscalía.

Su detención se formalizó después de que sus abogados llamaran a la Policía para comunicar que se entregaría a las 7:45 horas en la playa de la Atunara.

“Isco” no podía moverse con la suficiente facilidad como para dirigir la organización criminal, sobre todo después de que el pasado mes de junio fuera arrestado su hermano Antonio, en una operación policial en la que participaron 150 agentes de la Policía y la Agencia Tributaria.

Aquel día supo que sus horas en libertad estaban contadas: sentía a los policías por todas partes, sus cómplices se lo comunicaban y no le quedaba otro remedio que vivir encerrado un día en una casa, el siguiente en otra... pero sin poder eludir el cerco de las Fuerzas de Seguridad.

Se sospecha que, antes de su entrega, ha preparado con sus abogados la estrategia de defensa que va a seguir con el fin de salir de la cárcel en el menor tiempo posible. En su comparecencia ante el juez. aseguró que todo el dinero y los bienes que tiene son fruto de negocios legales que le habían ido bien en los últimos años.

Las mismas fuentes señalaron que la lucha contra el tráfico de hachís obviamente no ha terminado pero que el “triunvirato” de “Los Castañas” esté en la cárcel supone un paso importante. Se da por hecho que la banda tratara de reorganizarse, pero ya no será lo mismo.

Esta tarde, el titular del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de La Línea de La Concepción (Cádiz) ha ordenado su ingreso en prisión. El juez, en funciones hoy de guardia, ha decretado prisión provisional, comunicada y sin fianza para el detenido por los delitos de tráfico de estupefacientes, pertenencia a organización criminal y blanqueo de capitales, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

Según fuentes próximas al caso, el líder del clan de Los Castañas ha contestado a las preguntas en su comparecencia ante del juez para negar que él tuviera ninguna relación con el narcotráfico.

Estas fuentes han indicado que Tejón ha insistido en que todo el dinero y los bienes que tiene son fruto de negocios legales que le habían ido bien en los últimos años. Tras su comparecencia el fiscal ha pedido su ingreso en prisión, que ha decretado el juez.

El ocaso de Los Castañas

La caída definitiva de Los Castañas se produce después de que en noviembre de 2017 también se entregase Abdellah El Haj Sadek, el conocido como Messi del hachís, cabecilla de la otra gran banda de la zona.

El Messi del hachís, que está en libertad provisional tras pagar una fianza de 80.000 euros, se entregó tras alcanzar un acuerdo con la Fiscalía, por el que está pendiente de ser juzgado.

Sin Los Castañas y el Messi del hachís el narcotráfico en el Campo de Gibraltar queda sin sus cabezas más visibles.

Isco, como su hermano, huyó de la Justicia a finales de 2016, cuando un dispositivo formado por más de 150 agentes permitió la detención en Cádiz y Marruecos de 30 miembros de la banda de Los Castañas.

Los líderes de Los Castañas escaparon de aquella redada y huyeron a Marruecos.

Antonio Tejón fue detenido en virtud de una orden de búsqueda y captura internacional en un hotel de Tetuán (Marruecos) en el que se iba a encontrar con su mujer. Su extradición a España no llegó a producirse.

Los dos hermanos regresaron a España y los investigadores creen que la mayor parte del tiempo han estado escondidos en las múltiples casas que poseen en el Campo de Gibraltar protegidos por su "ejército"particular .

Ese mismo "ejército"fue el que en febrero del año pasado liberó a Samuel Crespo, otro de los miembros destacados del clan, de la sala de Urgencias del hospital de La Línea a la que había sido conducido como detenido, tras caerse de una mota en una persecución policial.

Hoteles de lujo, yates y coches de alta gama

Los Castañas empezaron su "carrera"robando la mercancía a contrabandistas de tabaco en La Línea. Hace casi dos décadas dieron el salto al tráfico de hachís desde Marruecos.

Los investigadores creen que su banda puede ser responsable del 80 por ciento de la droga que entra desde el Campo de Gibraltar con destino a toda Europa.

Su vida de lujo atestigua la gran cantidad de dinero que han hecho con el narcotráfico, que le ha reportado hoteles de lujo, yates, palcos privados y coches de alta gama.

Escenas de lujo y sexo fueron las que, más allá de la vida real, Isco se atrevió a protagonizar en un vieoclip, supuestamente rodado en una mansión de la provincia de Málaga, que se convirtió en la última pista sobre el que, hasta hace pocas horas, era el narcotraficante más buscado del Campo de Gibraltar.