El padre de Diana Quer pide a los políticos que dejen su confrontación

El padre de Diana Quer ha realizado un alegato a favor de no derogar la prisión permanente revisable, más aún después del asesinato de Laura Luelmo.

El padre de Diana Quer, Juan Carlos Quer, en una imagen de archivo
El padre de Diana Quer, Juan Carlos Quer, en una imagen de archivo

El padre de Diana Quer ha realizado un alegato a favor de no derogar la prisión permanente revisable, más aún después del asesinato de Laura Luelmo.

El padre de Diana Quer, Juan Carlos Quer, ha enviado un comunicado a los medios en el que traslada su «más sincero pésame a la familia (de Laura Luelmo), así como todo mi respeto y apoyo».

El padre de Diana Quer, la joven asesinada en agosto de 2016 en A Coruña, ha realizado un alegato a favor de no derogar la prisión permanente revisable, más aún después del asesinato de Laura Luelmo.

Quer asegura que «no hay palabras ni hechos, no hay nada, que pueda aliviar el dolor tan intenso de unos padres cuando sufren la perdida de una hija en tan trágicas circunstancias» .

Tras poner en valor «el extraordinario trabajo de la Guardia Civil por la pronta detención del asesino confeso de Laura» asegura que su convicción sigue siendo firme: «Como sociedad no podemos consentir nuevos asesinatos de víctimas inocentes si podemos evitarlo». Destaca que en esa lucha «no estoy solo, la mayoría de los ciudadanos españoles comparten mi parecer, al margen de ideologías políticas». Asimismo pide que se haga «todo lo posible para que asesinos extraordinariamente peligrosos y violadores en serie no sean puestos en libertad sin estar plenamente rehabilitados». El padre de Diana Quer afirma que nuestro código penal y nuestro sistema penitenciario «tienen que garantizar» que no se vuelva a dejar en la calle a criminales tan crueles para que vuelvan a reincidir para lo que habría que contar con «criterios objetivos y por especialistas». «Eso es lo que establece justamente la pena de prisión permanente revisable, y ahí radica su carácter preventivo».

Quer recuerda que «el asesinato de Laura se podría haber evitado si se hubiera detectado que su asesino confeso no estaba en condiciones de ser puesto en libertad», porque no estaba rehabilitado y suponía un peligro para la sociedad, como así ha ocurrido tras el asesinato de Laura.

«Estoy en contra, por supuesto, de la pena de muerte, de la cadena perpetua o incluso del cumplimiento íntegro de las penas. Porque ni siquiera esta última pena, por dura que sea, garantiza que los asesinos y violadores en serie, tras cumplir su condena se hayan rehabilitado», asegura.

Juan Carlos Quer apuesta por todas aquellas iniciativas y medidas legislativas que refuercen de forma efectiva los controles penitenciarios y policiales de peligrosos criminales, tanto cuando están en prisión como, sobre todo, cuando son puestos en libertad. Asimismo, pide a los representantes políticos «que dejen sus confrontaciones al margen y al menos en esta cuestión, la protección de nuestros hijos y de la mujer, estén a la altura. Es de sentido común».