El paracetamol no es la panacea

Un estudio publicado en «The Lancet» afirma que el uso de este fármaco actúa igual que un placebo contra el dolor lumbar agudo.

Seguro que usted forma parte de ese 80 por ciento de españoles que en algún momento de su vida ha sufrido dolor de espalda, ya es una de las patologías más habituales. Es más, de acuerdo con estudios internacionales, es la causa más frecuenta de atención sanitaria después de catarros y gripes durante sus meses de mayor incidencia. Si ya ha acudido en alguna ocasión al médico para que le ayuden con el dolor de espalda puntual, una de las primeras prescripciones que le habrán hecho es la de paracetamol, combinado en muchas ocasiones con otros analgésicos o con antiinflamatorios. Se trata de una recomendación universal, no es una cuestión exclusiva de su médico. Pues bien, un grupo de científicos australianos ha demostrado la ineficacia de este tratamiento. En concreto, del uso del paracetamol para combatir el dolor, como publican en «The Lancet». Su uso, como reflejan los datos del estudio, ayuda tanto como el consumo de un placebo a la hora de acelerar el proceso de recuperación de un problema lumbar agudo. No sólo eso, Christopher Williams y su equipo también han sido capaces de demostrar que tampoco mejora los niveles de dolor o la calidad de vida del paciente.

Éste es el primer estudio científico que cuestiona el uso de este fármaco, que no falta en los botiquines de ninguna casa, y es que, aunque parezca mentira, no se había realizado ninguna investigación previa. Es decir, los médicos han estado recetando paracetamol un poco por intuición, ya que sí existen estudios que relacionan la mejora muscular con el paracetamol en otro tipo de dolencias. «Nuestros resultados sugieren que deben reconsiderarse las recomendaciones universales sobre el uso del paracetamol como tratamiento de primera línea ante los dolores de espalda, aunque como se sabe que es efectivo en otras fases del dolor lumbar –el crónico, por ejemplo– tendremos que estudiar por qué para mejorar futuros tratamientos», sostiene Williams, principal autor del estudio. Sus conclusiones se sustentan sobre el estudio aleatorio de 1.652 personas (con una media de edad de 45 años) con dolor lumbar agudo. Algunos de ellos recibieron paracetamol en dosis regulares durante cuatro semanas; otro grupo tomaba el medicamento según el dolor, y a un tercero se le dio placebo. Los resultados: todos tardaron 17 días en recuperarse, salvo el grupo que tomó placebo, al que le desapareció el dolor un día antes.

El mismo equipo de investigadores reflejó en un estudio en 2007 que los tratamientos contra la lumbalgia combinados con un antiinflamatorio concreto, el diclofenaco, no ayudaba en la recuperación del paciente. Curiosamente, tras la publicación de este artículo, la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria (Sefap) recomendaban: «Para el manejo de la lumbalgia aguda en atención primaria se recomienda Paracetamol (máximo 1g/ 6h) y en la medida de lo posible mantenerse activo. Esta medida parece ser suficiente para garantizar la recuperación de la mayoría de los pacientes». A la luz de los nuevos estudios, también van a tener que modificar este consejo. Desde la Fundación Kovacs, especializada en el estudio de las dolencias de cuello y espalda, su presidente, Francisco Kovacs, insiste en que el mejor tratamiento no es otro que el ejercicio. «Aunque el estudio que se ha presentado en ''The Lancet'' muestra datos muy fiables, tendrá que replicarse, pero la práctica médica demuestra que este tipo de episodios agudos se curan, en su mayoría, solos en poco tiempo. Eso sí, como la recomendación del uso del paracetamol es universal, no basta un solo estudio para cambiarla». Aunque pueda sonar raro, «hay que evitar el reposo e intentar hacer todo el ejercicio que nos permita el dolor». Esta decisión también fue cuestionada hace años cuando «se recomendaba reposo. Ahora sabemos que lo que necesita nuestra espalda es todo lo contrario».

El doctor Kovacs también echa por tierra algunos de los mitos que se relacionan con el problema lumbar: «Ni el sobrepeso ni estar mucho tiempo sentados está relacionado con los problemas lumbares. Está más relacionado con el estado de nuestra musculatura. Si no la ejercitamos, existen más probabilidades de sufrir dolores de espalda». Estos «pinchazos» en las lumbares suelen pasarse antes de cumplir 15 días. Eso sí, si el dolor se prolonga, «se puede convertir en un problema crónico para el que sí sea necesario el uso de paracetamol y de antiinflamatorios».