Abusos sexuales a bebés durante el cambio de pañal

Sólo «tres de los 102 detenidos –todos ya pasaron por disposición judicial– están en prisión provisional»

Los responsables de la operación "Pilumnus"explican los detalles de su actuación
Los responsables de la operación "Pilumnus"explican los detalles de su actuación

Imágenes en las que los niños eran obligados a mantener relaciones con animales, bebés de los que se abusaba en el cambiador de pañales, un padre y un hijo que en sus respectivos ordenadores tenían imágenes muy graves de pornografía infantil, un empleado de un hotel de Canarias que grababa a niñas... la lista sigue.

Imágenes en las que los niños eran obligados a mantener relaciones con animales, bebés de los que se abusaba en el cambiador de pañales, un padre y un hijo que en sus respectivos ordenadores tenían imágenes muy graves de pornografía infantil, un empleado de un hotel de Canarias que grababa a niñas... la lista sigue. La macro operación realizada por la Guardia Civil contra la pornografía infantil, bautizada «Pilumnus», ha permitido la detención de 102 sujetos en 35 provincias españolas. Fruto de esta operación, que comenzó el pasado mes de septiembre a partir de una investigación de la propia Guardia Civil, se han intervenido más de 450.000 archivos explícitos de abusos sexuales a menores desde bebés hasta niños de 14 años de elevada violencia sexual tras realizar 92 registros domiciliarios. De hecho, el último tuvo lugar la pasada semana.

Un golpe contra la pornografía infantil que ha permitido la «liberación» de 10 menores, ocho víctimas de Baleares y dos niñas: una de Burgos y otra de Madrid.

Pero a pesar de la ingente labor realizada por 136 agentes especializados, los juzgados y el apoyo de más de 200 agentes para los registros domiciliarios, sólo «tres de los 102 detenidos –todos ya pasaron por disposición judicial– están en prisión provisional», explicó el sargento Pedro Corrales, especialista en pornografía infantil, a una pregunta de este periódico.

Corrales, que se mostró seguro de que finalmente «todos ellos saldrán condenados, dados los informes» que tiene la Guardia Civil, precisó que «dos de los detenidos tienen antecedentes por pornografía infantil». Se trata de un sujeto de Alicante y otro de Almería. De ellos, sólo el de Alicante se encuentra en la actualidad en prisión provisional. «Se le localizó material de pornografía infantil y se le acusa de hacer exhibicionismo ante menores en la puerta de un colegio y en un parque».

El otro hombre que ingresó en prisión es uno de los detenidos de Cádiz al que se le localizaron más de 500 vídeos explícitos de abusos a menores de cinco años de extrema gravedad, así como un «manual del pedófilo que explica las pautas sobre cómo tener un primer contacto con los niños, cómo jugar con ellos, cuáles son los primeros tocamientos que han de realizar para que los pequeños no lo vean raro, y cómo abusar de ellos sin dejar marcas. A estos tres se suma un tercero que no es productor».

Y es que entre el centenar de detenidos, hay cuatro productores: el de Baleares al que se localizaron más de 400.000 archivos, el del hotel y otros dos sujetos, uno que grababa con cámara oculta a la hija de su pareja y otro que fue detenido después de que su mujer lo denunciara por violencia de género y al que se le hallaron archivos de pornografía infantil así como grabaciones realizadas a su mujer.

Entre los sujetos, de edades comprendidas entre los 21 y más de 60 años, no hay un único perfil. Hay jubilados, solteros de 50-55 años que viven con sus padres... Y al menos dos de ellos tienen trato con menores por su trabajo: un monitor de natación que hacía actividades al aire libre con menores y un universitario que daba clases particulares a niños en su casa o en la de los padres de los pequeños.

Además, «hay un abogado que se bajaba las imágenes en el ordenador del trabajo y un policía italiano jubilado con residencia fijada en Madrid al que se le halló bastante material de pornografía infantil de menores con edades comprendidas entre los dos y los cinco años», avanzó a LA RAZÓN Corrales tras la rueda de prensa. Además, «varios de los detenidos tienen hijos y otros convivían con los hijos de las parejas».

La investigación continúa, por lo que la Guardia Civil confía en poder identificar a más menores, también a escala internacional.