Guindos dice que el Gobierno cumplirá con el objetivo de déficit sin nuevos ajustes

El ministro de Economía afirma que los objetivos son "perfectamente realizables"sin ajustes adicionales

Luis de Guindos habla con los medios después de que la Comisión Europea haya descartado sancionar a España.
Luis de Guindos habla con los medios después de que la Comisión Europea haya descartado sancionar a España.

El ministro de Economía ha opinado hoy que con el ritmo de crecimiento esperado, la política económica adecuada y los cambios en Sociedades la nueva senda de déficit es "realizable", aunque partidos, sindicatos y expertos han expresado su temor a nuevos recortes.

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, ha opinado hoy que con el ritmo de crecimiento esperado, la política económica adecuada y los cambios en Sociedades la nueva senda de déficit es "realizable", aunque partidos, sindicatos y expertos han expresado su temor a nuevos recortes.

La Comisión Europea (CE) ha decidido hoy no multar a España por sus insuficientes esfuerzos para reconducir el déficit en 2015, pero ha afirmado que el país tendrá que reducir su déficit desde el 5,1 % actual al 4,6 % del PIB en 2016, al 3,1 % en 2017 y al 2,2 % en 2018.

De Guindos ha tranquilizado a los que han temido de inmediato nuevos recortes, al afirmar que los objetivos son "perfectamente realizables"sin ajustes adicionales al ya anunciado para aumentar los pagos a cuenta en el Impuesto de Sociedades.

A su juicio, la senda de Bruselas "es adecuada, se ajusta a las necesidades de España y clarifica la elaboración de los próximos presupuestos".

Según sus cálculos, pasar del 4,6 % del PIB en 2016 al 3,1 % en 2017 y quedar así "al borde de salir del procedimiento de déficit excesivo"se puede conseguir con un crecimiento como el previsto del 2,5 % en 2017, que aportará 7.000 o 8.000 millones "simplemente por el ciclo económico", y que se añaden a los 7.000 millones de Sociedades.

En cuanto a la multa, que habría podido llegar a los 2.000 millones de euros, ha recordado que él "siempre"se había mostrado convencido de que no iba a ejecutarse esta amenaza.

"Poner una sanción a la sociedad española, que ha hecho un esfuerzo brutal, era una equivocación", ha opinado, al igual que tampoco ve que se vayan a congelar los fondos estructurales a la vuelta del verano.

En el ámbito político, el PSOE ha advertido de que no aceptará recortes sociales en los Presupuestos de 2017 y ha avisado de que la cancelación de la multa a España por exceso de déficit en 2015 "no saldrá gratis", ya que "los hombres de negro vuelven".

Podemos ha considerado que la propuesta de cancelar la multa es una "buena noticia", aunque ha alertado de que este "premio"a Mariano Rajoy "no es gratis"y puede desembocar en una nueva senda de recortes y ajustes estructurales.

Ciudadanos ha aplaudido la cancelación de la multa, pero ha opinado que lo importante es la "senda del déficit" y cómo se encaja en el proyecto de presupuestos que debe llegar al Congreso a finales de septiembre.

Por su parte, CCOO ha pedido "declararse insumiso"ante las políticas de austeridad de Bruselas y ha dicho que España no puede asumir más recortes, sino que necesita "tiempo y flexibilidad".

También UGT ha señalado que, a pesar de la cancelación de la multa a España por el incumplimiento del déficit, "la incompetencia del Gobierno condena a nuestro país a dos años más de austeridad y ajustes que, una vez más, pagarán los ciudadanos".

El catedrático de Economía de Bangor University e investigador de Funcas, Santiago Carbó, considera además que la cancelación de la multa a España supone "menos trabas"para un nuevo Gobierno que va a tener "difícil"cumplir con sus objetivos en minoría.

A su entender, Bruselas busca un mayor esfuerzo de contención de gastos y no fiar el progreso en la consolidación fiscal al crecimiento económico de forma exclusiva.

Otro experto, el Director de Coyuntura Económica de Funcas, Raymond Torres, cree que el esfuerzo que tendrá que hacer España en 2017 es "fuerte"ya que la economía está en recuperación y la coyuntura internacional no ayuda.

"Lo mejor hubiera sido una senda de reducción más gradual para el año que viene", ha insistido, tras abogar por aumentar la recaudación vía impuestos y no con recortes en el gasto público.