La custodia compartida deja de ser una «excepción»

A día de hoy, apenas un 12,3% de las custodias que conceden los jueces son compartidas. Sin embargo, la intención del Ministerio de Justicia es acabar con este carácter «excepcional», según reconocen desde el departamento presidido por Alberto Ruiz-Gallardón. Actualmente, la custodia compartida sólo se concede si hay mutuo acuerdo por parte de los progenitores –algo poco frecuente– o si una de las partes lo reclama y existe un informe favorable del fiscal. Desde Justicia explican que, a partir de la modificación del Código Civil –el artículo 92.8 sostiene que esta concesión se hará de forma excepcional–, la intención es que sea el juez quien decida cuál de las dos opciones de custodia es la más idónea: si la monoparental o la compartida, siempre en el «interés del menor». En este sentido, subrayan que la modificación del articulado no significará que la opción de compartir la custodia vaya a tener un carácter preferente. La Comisión General de Decodificación ya ha finalizado la redacción del texto, por lo que, en estos momentos, el Ministerio «ultima» los detalles finales.

«Se abre una puerta»

Desde Justicia destacan el hecho de que se «abre la puerta» a la posibilidad de revisar aquellas sentencias previas a la modificación. Así, explican, un padre o madre al que no le fue concedida la custodia compartida podría acudir al juez para que se revise su caso, pues ya no estaríamos ante un supuesto «excepcional».

Asimismo, desde el Ministerio afirmaron a este diario que la sentencia dictada ayer por el Tribunal Supremo «va en la línea» de la nueva normativa. En la sentencia, el Tribunal afirma que este tipo de custodia no debe ser «excepcional» ni el juez debe necesitar un informe fiscal que avale la custodia compartida; en todo caso, la decisión del juez debe estar fundada en el interés del menor afectado. «Es al juez al que, en el marco de la controversia existente entre los progenitores, corresponde valorar si debe o no adoptarse tal medida considerando cuál es la situación más beneficiosa para el niño», afirma la sentencia. Así, el Supremo cree que la custodia compartida podría considerarse como lo «normal o incluso deseable», pues «permite que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores», informa Ep. En todo caso, dice el Tribunal, se debe tener en cuenta «la práctica anterior» de los padres en sus relaciones con los menores, así como «sus aptitudes personales». Hay que tener en cuenta que, para dictar esta sentencia, el Supremo se ha limitado a interpretar los apartados 5, 6 y 7 del ya mencionado artículo 92 del Código Civil.

Esta decisión judicial vino tras revisar una resolución de la Audiencia Provincial de Alicante, que denegó el régimen de guarda compartida a unos padres. Así, el Supremo reprocha a la sentencia que no fundara su decisión «en el interés del menor, al que no hace alusión alguna».

Las asociaciones movilizadas a favor de este tipo de custodia están expectantes ante las novedades. «En Valencia y en Aragón la custodia compartida es la norma habitual. Y si no hay nada excepcional, debería otorgarse», asegura Pilar Marco, portavoz de la Plataforma por la Custodia Compartida. Así, a la asociación le preocupa que la decisión quede exclusivamente en manos del juez. ¿El motivo? Las experiencias previas no han sido positivas.

Hasta ahora, explican desde la asociación, los jueces han concedido las custodias basados en un prejuicio: «Presuponen que, por ser mujer, soy una buena madre, mientras que el hombre tiene que demostrar que es un buen padre. Dan por hecho que, por ser mujer, puedo ''multiplicarme'': trabajar, cuidar de mis hijos, etc. Los jueces de familia siguen anclados en la idea de que, cuando se produce un divorcio, los menores han de quedarse con la madre».

Así, Marco opina que, cuando se apruebe la reforma del Código Civil, va a ser necesario un «reciclaje» de los jueces, pues no parecen ser conscientes de que «las mujeres también trabajan». Marco, que desde hace más de diez años tiene custodia compartida, explica que, en su caso, «no nos planteamos que los niños fueran de nadie: eran nuestros». Por eso, desde entonces, han pasado una semana con cada progenitor.

Iniciativa popular

La asociación alerta también de las situaciones desesperadas que atraviesan los padres que ven imposible mantener una relación estable con sus hijos. Marco apunta que recientemente se produjeron dos suicidios, en Barcelona y en Almansa (Albacete), por este hecho.

La semana pasada, la Mesa del Congreso de los Diputados admitió a trámite una iniciativa legislativa popular (ILP) que promueve la extensión a todo el territorio nacional de las diferentes normativas forales y autonómicas reguladoras de la custodia compartida. Sus promotores tienen seis meses de plazo de seis meses para recabar 500.000 firmas y, así, poder discutir su iniciativa en el Pleno de la Cámara Baja.