La familia de Carrascosa tiene ganas de abrazar, besar y hablar con su hija

Los padres y la hermana de María José Carrascosa, la abogada valenciana que ha sido puesta en libertad condicional tras pasar casi nueve años en prisión en Estados Unidos, han asegurado que se ha puesto fin a un "calvario"y que tienen ganas de "abrazar", "besar"y "hablar"con ella. Así lo han expresado hoy a los medios en Valencia, una vez este fin de semana se ha hecho efectiva la salida de la abogada de la prisión, que los padres esperaban con "cierta seguridad"pero también con "ansiedad"y "dudas", como ha explicado su padre, José Carrascosa, en su domicilio.

"Llegamos a un momento en que dudábamos porque desde las tres de las tarde del viernes, las 9.00 horas en Estados Unidos, se tenía que dar la resolución de la jueza y se hizo interminable, las tres, las cuatro, las cinco de la tarde", ha relatado. El cabeza de familia ha explicado que finalmente confirmaron su salida de prisión y consiguieron hablar con María José apenas unos minutos porque "todo eran lloros y sollozos"aunque ya el sábado finalmente hablaron con ella más de media hora a través de Skype y pudieron comprobar que "tenía buen aspecto".

La madre de María José, Maruja Peñalver, ha reconocido que estos nueve años han sido "un calvario"que no desea a nadie y que durante este tiempo ha tenido ganas de llorar, de "pegar un puñetazo"a alguien porque le estaban tocando su amor propio, a su hija. "Tenemos muchas ganas de verla, de besarla y de abrazarla", ha asegurado y ha señalado que, aunque por la televisión no la vio muy deteriorada, cuando regrese quiere llevarla a la peluquería y a hacerse una limpieza de cutis.

La hermana de María José, Victoria Carrascosa, que ha atendido a los medios de comunicación en la misma estación del AVE a su regreso de Madrid, ha asegurado que está "muy contenta"por su hermana y que tiene "ganas de verla y abrazarla". "Queremos tenerla en casa ya, la verdad", ha apuntado Carrascosa, quien no obstante ha explicado que primero un juez federal tiene que confirmar la decisión de la jueza, a quien ha agradecido que tuviera en consideración los escritos de su sobrina de 15 años para conceder la libertad condicional a la madre de la menor.

Ha explicado que siente un "cúmulo de sensaciones", "miedo"por si le pasa algo y la vuelven a meter en prisión y por si se trastoca todo y es "otro jarrón de agua fría"pero a la vez "euforia porque ves que ya casi está en casa". Victoria Carrascosa ha reconocido que tiene "diferencias"con su hermana porque ambas tiene un carácter y forma de pensar diferentes pero que quiere "tenerla en casa y poder hablar con ella y decirle lo que he podido hacer por su hija".

Los padres de María José han explicado que la hija de la abogada, de 15 años recién cumplidos, se encuentra "estupendamente"y "muy ilusionada"ante el regreso de su madre, que según ella misma ha dicho, "no sería más tarde de 4 ó 5 semanas". "Me gustaría que volviera a España y se lo mostréis", ha apuntado la hermana a los medios, a los que ha agradecido su apoyo durante nueve años y ha asegurado que quiere que sepa que la quiere "mucho", y que "siempre"estará "ahí"aunque tiene que empezar a "hacer su vida".