La familia de Gustavo Virues considera que "no es momento de polemizar"

La familia del abogado y espeleólogo Gustavo Virués, fallecido en la cordillera Atlas de Marruecos junto al policía José Antonio Martínez, cree que "ahora no es momento de polemizar"sobre la tardanza de las autoridades marroquíes en permitir la entrada en el país del operativo español de rescate. "Ahora mismo nuestro principal objetivo y esfuerzo es que lleguen a casa", ha explicado a Efe Víctor Rangel, primo de Gustavo Virués, que residía con su familia en Chiclana de la Frontera (Cádiz).

Víctor Rangel iba también a formar parte de la expedición en la que han muerto Gustavo Virués y José Antonio Martínez, dos amantes de los deportes de naturaleza que se conocieron en Granada estudiando la carrera de Derecho y que, después de más de veinte años de afrontar juntos su pasión, solían llamarse "hermanos de montaña". Un problema personal de última hora impidió a Víctor Rangel sumarse al proyecto "Atlas 2015", una iniciativa que Gustavo Virués y José Antonio Martínez habían impulsado. "Llevaban un año planificando esto al milímetro", explica.

Víctor Rangel sólo cree que "un accidente, que haya fallado algún material"pueda ser la causa de la tragedia, a la espera de que la tercera persona que iba con ellos, el policía granadino Juan Bolívar Bueno, de 27 años, pueda contar qué sucedió. Este agente fue rescatado y hospitalizado "al límite de las fuerzas".

A la espera de conocer las causas, lo que sí asegura el portavoz de la familia es que la expedición estaba suficientemente preparada. "Gustavo había hecho esta ruta hace años, la conocía. De hecho tranquilizaba a su mujer diciéndole que ahora iba a ser más fácil porque entonces la hizo en invierno", explica su primo. Además de ser "conocedor"de la zona y de tener experiencias en otras montañas como los Alpes, el espeleólogo gaditano era, según su primo, "supermeticuloso, siempre pendiente de él y de los que estaban alrededor".

Gustavo Virués y José Antonio Martínez eran dos de los fundadores de Bahíanatur, la asociación con la que, como tantas otras rutas y excursiones, habían preparado el proyecto "Atlas 2015", que emprendieron con un grupo de apasionados al deporte de montaña de distintos rincones. Seguramente el deseo de compartir la experiencia que tuvo hace años llevó al abogado a seleccionar esta zona del Atlas marroquí para su próximo reto.

"Bahíanatur tiene entre sus objetivos conocer la naturaleza y darla conocer, para que conociéndola la gente aprenda a valorarla", explica el primo del abogado fallecido. Para preparar este nuevo reto el grupo había llevado a cabo entrenamientos en la sierra de Gredos, en Madrid y en Málaga. "Habíamos comprado material específico", asegura.

Dentro de los preparativos se elaboró un informe "al detalle"de cada una de las jornadas y de cómo, quién y con qué material se haría cada fase. El día del accidente en ese dossier estaba programado que el grupo se dividía "por el nivel de los componentes"entre un camino más fácil y otro más difícil, "un barranco con dos paredes muy verticales y muy próximas"en el que se produjo el accidente que ha causado la muerte de Gustavo Virués y José Antonio Martínez.

"Las alarmas saltaron porque no llegaron al punto de encuentro acordado con el otro grupo", dice su primo, que aguarda con el resto de su familia y amigos las noticias sobre el rescate de los cuerpos y su repatriación, en unos momentos de dolor para los que han pedido "intimidad"a los medios de comunicación. Un dolor que vive todo el pueblo de Chiclana de la Frontera, donde hoy es jornada de luto oficial.