La lotera que tuvo una intuición que no falló

Barcelona / 4 millones de euros

El Poblenou celebró que el Gordo quisiera dejar un pellizco en el barrio
El Poblenou celebró que el Gordo quisiera dejar un pellizco en el barrio

Barcelona- Los primeros en llegar fueron los periodistas. Pero al poco rato, apareció la lotera, Inmaculada Clos, feliz. «Hemos vendido todos los números por ventanilla. Eso supone que está repartido. No conozco a ningún afortunado pero sí que muchos de los que venían a comprar aseguraban que lo hacían con la ilusión de poder tapar algún agujero en los tiempos que corren», aseguró Clos. La mujer supo poco antes y gracias a la llamada de un periodista que la suerte quiso que repartiera diez décimos del número 62.246, el premiado con el Gordo de Navidad. Su intuición no le falló horas antes. Inspirada por su marido, amante del fútbol y fiel seguidor del Barça, al despertarse decidió ponerse un jersey verde, el color talismán, dicen, del entrenador del FC. Barcelona, Tata Martino. A la administración «L'Estel del Poblenou» no se acercó ninguno de los premiados, pero sí muchos vecinos, que celebraron con Clos la fortuna de que el Sorteo Extraordinario de Navidad hubiese tenido la bondad de dejar un buen pellizco en el barrio. Un barrio, el Poblenou, al que «le hacía mucha falta». De tradición obrera, en el Poblenou conviven los vestigios de la era industrial y modernos edificios que buscan reconvertir la zona en el distrito tecnológico de la capital catalana, más conocido como el 22@. Por sus calles se mezclan las familias «de toda la vida» con jóvenes extranjeros que, atraídos por la proximidad del mar y la tranquilidad, han decidido asentarse en el barrio. No es la primera vez que «L'Estel» reparte suerte, lo hizo en 2012 y años atrás.

A la espera de la «Gorda», las ventas se desploman en Cataluña

Cataluña, que tradicionalmente es la que más Lotería de Navidad distribuye de toda España, ha registrado este año la mayor caída en ventas del sorteo: ha descendido un 7,74 por ciento con respecto al año pasado y mantiene la estela de decrecimiento del consumo que ha sufrido la comunidad desde 2008, el primer año en el que se notó el bajón. Puede que uno de los motivos de este batacazo sea que al Gordo le ha salido una competidora en Cataluña, la «Grossa de Cap d'Any» (la Gorda de Fin de Año): un sorteo ideado por la Generalitat que se celebrará por primera vez el próximo 31 de diciembre y cuyos beneficios se destinarán a la infancia. En total, la «Gorda» ha sacado a la venta 30 millones de euros en boletos, de los que a finales de esta semana ya se habían comprado 25,8 millones. Así, de los seis millones de cartones de este sorteo por valor de cinco euros que ha puesto en circulación Lotería de Cataluña se han vendido 5.160.000. El sorteo tendrá lugar a las 11 de la mañana en el Teatro Nacional de Cataluña, en Barcelona. Su estética emulará al Gordo de Navidad.