Actualidad

La Manada vuelve a sentarse en el banquillo de los acusados por abusos sexuales

El lunes 18 de noviembre La Manada declarará en el juzgado de Córdoba tras ser acusados de abusar a una joven cordobesa de 21 años

El lunes 18 de noviembre cuatro sevillanos del grupo de La Manada volverán a declarar en juicio después de haber abusado sexualmente de una joven de 21 años en Pozoblanco (Córdoba)

Publicidad

'La Manada' vuelve a sentarse en el banquillo. Otra víctima y distinto lugar. Esta vez en Torrecampo (Córdoba).

Durante la madrugada del 1 de mayo de 2016 se celebraban las fiestas de la localidad de Torrecampo (Córdoba) y cuatro jóvenes de un grupo que se hace llamar 'La Manada' (Alfonso Jesús, Jesús Escudero, José Ángel Prenda y Antonio Manuel Guerrero) viajan desde Sevilla hasta el pueblo para sumarse a la jarana. Allí, finalizaron la fiesta de la misma forma que dos meses después lo harían en los Sanfermines de Pamplona: abusando sexualmente de una joven sin su consentimiento.

Publicidad

Los hechos se han conocido a raíz de un vídeo que los cuatro sevillanos compartieron en un grupo de WhatsApp de veinte participantes titulado “El Peligro”, que, ciertamente, poco se alejaba de la realidad. En dicho vídeo aparece una joven cordobesa inconsciente en un coche, sentada en la parte de atrás entre dos de ellos, Cabezuelo y Escudero. Entretanto, Antonio Manuel Guerrero conducía y el José Ángel Prenda iba de copiloto.

Publicidad

Según el fiscal, los cuatro acusados coincidieron en una caseta con la afectada, que estaba en compañía de unos amigos. Durante la noche, los acusados y la víctima, que consumió diversas bebidas alcohólicas, entablaron conversación y cuando cerró la caseta se ofrecieron a llevarla en coche a su residencia. En el trayecto, los jóvenes le tocaron los pechos, la agarraron del cuello y le dieron besos en la boca mientras que, simultáneamente, grababan la escena. La conducta lasciva de los cuatro, acompañada de risas y chistes, ha sido calificada por el Ministerio Público como “una conducta de índole evidentemente sexual”. Por si fuera poco, la víctima se presentó en casa ante su madre con rasgos de violencia, lo que después se supo que eran la consecuencia de negarse a hacerle una felación a uno de ellos.

Por su parte, la joven de entonces 21 años, confesó no recordar lo sucedido debido a la ingesta de alcohol o alguna sustancia estupefaciente.

Los acontecimientos pudieron conocerse tras los episodios posteriores (la violación en los Sanfermines de Pamplona de a julio de 2016). Los investigadores policiales de Navarra hallaron en sus móviles las grabaciones pertenecientes a mayo de 2016, por lo que pudieron enterarse de lo sucedido y contactar con la cordobesa que, en su momento, no denunció por no recordar lo ocurrido, entre otras cosas.

Los cuatro de La Manada, que se encuentran actualmente cumpliendo una pena de cárcel de 15 años por haber violado a una joven de 18 años, se volverán a sentar en el banquillo de los acusados el lunes 17 de noviembre en Córdoba.

Publicidad

Qué dice la fiscalía

El fiscal solicita tres años de prisión para cada uno de los cuatro acusados al considerarlos autores de un delito de abusos sexuales, junto con otros cuatro años por considerarlos supuestos autores de un delito contra la intimidad.

Además, para Alfonso Jesús Cabezuelo, el fiscal pide dos meses de multa a razón de 12 euros día al considerarlo autor de un delito leve de lesiones al golpear a la víctima por haberse negado a realizarle una felación.