MENÚ
sábado 22 septiembre 2018
18:06
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

La teoría de Darwin se acelera

  • Dibujos del científico de una de las 13 especies de pinzones que hay en las Islas Galápagos. En España hay cuatro «taxones»
    Dibujos del científico de una de las 13 especies de pinzones que hay en las Islas Galápagos. En España hay cuatro «taxones»

Tiempo de lectura 4 min.

07 de febrero de 2018. 03:39h

Comentada
Belén Tobalina 7/2/2018

«Realmente, uno se podría imaginar que a partir de una escasez original de pájaros en este archipiélago, una especie había sido tomada y modificada para diferentes fines», escribió Charles Darwin. El padre del «Origen de las Especies» quedó asombrado por la biodiversidad de pinzones en las Islas Galápagos y resumió así la esencia de la evolución: todas estas aves proceden de un mismo origen, pero después han ido evolucionando.

Siguiendo los pasos del más ilustre naturalista, los biólogos evolutivos Rosemary y Peter Grant fueron a las Galápagos. Ya han transcurrido cuatro décadas de aquel primer viaje, un tiempo que les ha permitido comprobar que los pájaros de Charles Darwin siguen evolucionando en las citadas islas.

Bien lo sabe esta pareja de investigadores que ha logrado documentar por primera vez cómo tiene lugar la evolución en tiempo real, desvelando así mecanismos muy útiles para el desarrollo de estrategias eficaces para la conservación de especies amenazadas. «En 1977 hubo una sequía tremenda, sólo se registraron 22 mm de lluvia, al año siguiente todo estaba árido. Al principio, los pinzones aguantaron, pero luego fueron muriendo de hambruna. Detectamos que los ejemplares que sobrevivían eran no sólo los de mayor tamaño, sino aquellos que tenían una talla y anchura de pico mayor», explicó Peter Grant. El motivo es que «los pinzones que se alimentaban de semillas no podían abrir los granos grandes y más duras, mientras que los pájaros de mayor pico sí podían». «Detectamos cambios en la forma, una especie de hibridación de genes de una especie a otra. Esto nos sorprendió. El tamaño y la forma del pico se hereda y así se transmitía a las siguientes generaciones, demostrando una evolución natural», apuntó Rosemary Grant.

Ella y su marido han descubierto que en menos de una década la selección natural puede generar adaptaciones evolutivas en respuesta a transformaciones en el medio ambiente. De modo que las especies son capaces de evolucionar y de forma rápida, más veloz de lo que pensaba el padre de la evolución. Sus hallazgos, fundamentales para conservar especies amenazadas, les ha hecho merecedores del Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Ecología y Biología de la Conservación. Gracias a las investigaciones «de estos sucesores de Darwin sabemos no sólo que el naturalista tenía razón, sino que el proceso de la evolución es mucho más rápido de lo que él creía», afirmó después a este periódico el secretario del jurado Pedro Jordano, profesor de investigación en la Estación Biológica de Doñana del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Evolución asistida

Jordano destacó cómo los hallazgos de los Grant y de otros investigadores son claves para conservar especies amenazadas como el lince ibérico o los arrecifes de coral: «La variabilidad genética es muy limitada en el caso del lince ibérico, lo que hicimos es seleccionar en cautividad aquellos genotipos que eran más resistentes a la enfermedad de la leucemia felina de gatos asilvestrados para mejorar así la diversidad genética y las posibilidades de adaptación».

En Australia, «también han optado por hacer algo similar para mejorar la situación de los arrecifes de coral. Se han tomado “esquejes” de coral más resistentes al blanqueamiento y los han trasladado a otras poblaciones. Es evolución asistida», concluyó.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs