La UME construye un puente para que vuelvan los vecinos a Boquiñeni

La UME durante la construcción del puente
La UME durante la construcción del puente

La crecida del río Ebro a su paso por la provincia de Zaragoza provocó ayer que parte de la carretera que conecta las localidades de Boquiñeni y Lucine tuviera que ser destruida para evacuar al caudal del río y evitar así que llegase hasta el pueblo. Ahora, la Unidad de Emergencia Militar (UME) trabaja para construir un puente de 21 metros que de acceso al pueblo. Los vecinos desalojados el sábado no podrán volver a sus casas hasta que el nuevo puente está terminado, una obra que esperan que acabe esta tarde o mañana.

Sí lo han podido hacer los vecinos de Pradilla que fueron realojados en casas de amigos y familiares y en el polideportivo de Tauste. Además, parte de los vecinos fueron llevados a residencias de mayores, en estos casos se esperará a mañana para que puedan volver a la localidad.