Las condiciones infrahumanas de una española encarcelada en Perú

La Asociación de Derechos Humanos de Extremadura (ADHEX) ha denunciado las condiciones "infrahumanas"en las que se encuentra una española de 55 años presa en una cárcel de Lima que padece una discapacidad física y psíquica del 65 % y "no está recibiendo asistencia médica". La responsable de la oficina extremeña de personas encarceladas en el extranjero, Nardi Pérez, junto a la hija de la encarcelada, Ángeles Cabaleiro de la Peña, han dado a conocer ante los medios esta situación y han pedido la mediación diplomática para "su traslado inmediato a España".

La presa, Pilar de la Peña, es de origen gallego y desde 2013 cumple una condena de 6 años y 8 meses por un delito contra la salud pública en la prisión de Ancón II, a 40 kilómetros de la capital peruana. Su hija, que reside en Badajoz, ha relatado que la prisión "sólo le facilita un espacio de hormigón y que tiene que alquilar una colchoneta para dormir", y que tiene que "pagar por el agua de beber y por ducharse".

"Mi madre tiene que cumplir su condena pero pedimos que sea en unas mínimas condiciones humanitarias, más aún cuando se trata de una persona gravemente enferma", ha dicho Cabaleiro. La mujer presenta pancreatitis crónica, discopatía cervical, lumbalgia, síndrome del túnel carpiano y síndrome ansioso depresivo y hace un tiempo se le diagnosticó un tumor en el pecho del cual no tienen informes médicos "porque el país no la manda al hospital si no tiene dinero para pagarlo", ha indicado la hija.

Por su parte, desde ADHEX han explicado que desde el punto de vista legal están a la espera de que se apruebe la exoneración del pago de reparación civil que asciende a 2.560 euros más los gastos del billete de vuelta para continuar con los trámites del traslado. Pérez ha indicado que este trámite suele durar unos dos meses y que ya hace un año que fue solicitado y "no han obtenido ninguna respuesta".

"Se trata de un caso urgente porque la enfermedad es importante y la familia no tiene recursos para hacer frente al pago", ha indicado Pérez, quien además ha señalado que Perú es "un país complicado"y que el Juzgado que lleva el caso tramita 15.000 expedientes y "no tiene personal suficiente". Asimismo Pérez ha manifestado que "cuando el Gobierno tiene voluntad ha actuado, como en el caso de Ángel Carromero, y por eso pedimos que utilice la diplomacia y que interceda con el Gobierno de Perú".

Una de las cooperantes de ADHEX, Sandra Parra, ha viajado hasta Perú y ha podido visitar a Pilar de la Peña en dos ocasiones y confirma su "deterioro físico y psíquico"y que las medicinas se le suministran "con dos semanas de retraso y llegan porque continuamente se está presionando al Consulado español". Parra ha indicado que Pilar "es consciente de que su situación es de extrema gravedad y que lo único que quiere es ver a sus dos hijos antes de morirse".