Un sistema permitirá mejorar la información sobre los alimentos

Un proyecto de investigación lleva a la nube todos los datos de los productos de forma automática y garantiza una mejor trazabilidad de los alimentos aunque intervengan diferentes empresas en su elaboración

Producción de encurtidos de Aceitunas Miroliva, ubicada en la localidad de Ciudad Rodrigo

Un proyecto salmantino recién finalizado ha conseguido mejorar los sistemas de trazabilidad del sector agroalimentario, logrando aglutinar toda la información relativa a cualquier producto, aunque haya sido elaborado en sus diversas fases por parte de diferentes empresas. El sistema ya ha sido implementado por diversas compañías y garantiza un seguimiento completo de los alimentos a través de los datos que se van almacenando on line de forma automática en cualquier fase de fabricación o comercialización.

El proyecto es fruto de un consorcio entre Aplifisa y empresas del sector agroalimentario dedicadas a actividades muy diversas, desde un secadero de jamones hasta una empresa de envasado, pasando por una fábrica de quesos y otra de elaboración de frutos secos. Esta variedad da idea de la flexibilidad del sistema, capaz de servir a empresas muy diferentes con mínimas adaptaciones.

El objetivo ha sido desarrollar "un sistema válido para cualquier tipo de negocio del sector agroalimentario y que sea colaborativo", ha explicado Luis González, responsable de Aplifisa, en declaraciones a DiCYT. Esto quiere decir que si un producto pasa por diversos procesos de elaboración en empresas distintas, nunca se pierde la trazabilidad. Un ejemplo real con el que se ha trabajado es la comercialización de una marca de aceitunas en la que intervienen hasta tres empresas: una de ellas es la que produce las aceitunas, mientras que otra las incluye en un servicio de catering de una compañía aérea y lo hace en un envase producido por una tercera empresa. Al utilizar todas ellas este nuevo sistema, la trazabilidad queda garantizada.

Captura de datos en planta

La clave está en que se produce una interacción directa entre los robots que intervienen en el proceso de fabricación de cualquiera de los productos y el propio sistema de trazabilidad de forma automática, sin que nadie tenga que dedicarse a introducir la información. Es decir, que la captura de datos se realiza en planta y esta información queda registrada on line, en la nube, a disposición de cualquier persona autorizada de la empresa.

De esta forma, el empresario tiene el control total desde que se empieza a fabricar un producto hasta que se factura y puede conocer si un producto está en proceso de fabricación, si ha sido empaquetado, en qué momento sale de las instalaciones o si ya ha sido facturado.

En el sector agroalimentario es especialmente importante que la trazabilidad sea exhaustiva, sobre todo para atender a posibles alertas alimentarias. En este sentido, sólo el apoyo de la tecnología garantiza perfeccionar los sistemas que deben ofrecer cada vez mayores garantías al consumidor.

Más información en Dicyt