Revolución gráfica: todo empezó con una línea recta

Ivan Sutherland, el padre de los gráficos por ordenador, recibe hoy el premio en la categoría de Tecnologías de la Información

Sutherland en una imagen de los años 60
Sutherland en una imagen de los años 60

Ivan Sutherland, el padre de los gráficos por ordenador, recibe hoy el premio en la categoría de Tecnologías de la Información.

Cuando prácticamente nadie había escuchado hablar de los ordenadores y mucho menos haberlos visto, Ivan Sutherland se dedicó como él mismo dice a «jugar» con ellos. Eran los años 60, y este ingeniero informático tuvo la oportunidad de entrar en una sala ocupada por un gran ordenador. Ahí creó Sketchpad, el primer programa informático que permitía la manipulación de objetos gráficos, el predecesor de los actuales programas de diseño. «Recuerdo que pensé: ¡funciona! Lo primero que dibujé fue una línea recta». Una línea que podía mover, ampliar, disminuir... De modo que también fue el primero en aplicar el concepto del «zoom». «Era divertido. Me llevó un año y medio hacer su diseño, de horas y horas jugando yo solo con el ordenador más potente que existía». El resultado fue el primer programa que, utilizando un lápiz especial, permitía escribir directamente sobre una pantalla, en vez de tener que introducir comandos con el teclado para obtener dicho resultados. «Lo más importante que hice fue mostrar que las diferentes partes de un dibujo se podían conectar unas con otras en un ordenador».

Sutherland se quita méritos. «Si no lo hubiera hecho yo, otra persona habría creado algo diferente». Pero fue él el que tuvo la idea y el que logró diseñar el primer sistema capaz de interactuar mediante gráficos con estas máquinas cuando hasta entonces los ordenadores se basaban solo en texto, un logro por el que hoy martes recibirá el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Tecnologías de la Información y la Comunicación. «Hoy, cualquier usuario de un ordenador o de un smartphone se beneficia de su visión y de sus contribuciones», tal y como recalcó el jurado. De hecho, Sketchpad es el programa precursor de las actuales interfaces gráficas, desde el sistema de ventanas iniciado por Apple hasta los iconos de las apps. Aunque él hoy asegura que «en el teléfono móvil tengo las menos posibles».

Cinco años después, en 1968, este ingeniero informático inventó el primer dispositivo de realidad virtual. Se le ocurrió, relata, tras visitar una planta de helicópteros: «Vi que el piloto llevaba un casco para ver lo que él veía y que cuando miraba de un sitio a otro se giraba. Me di cuenta de que podíamos sustituir la cámara por un ordenador». Dicho y hecho, creó este dispositivo que por su gran peso se llamó «La espada de Damocles». Consistía en unas gafas que se colocaba el usuario y de ellas, salían toda una serie de tubos alargados. «No sé lo que pesan las gafas ahora, las mías un kilo más o menos». ¿Qué veían? Una línea, pero en 3D.

Sus inventos continuaron en el tiempo y en la actualidad «cosecha» hasta 60 patentes. Desconoce cuál es la más rentable, pero nos cita una llamativa: «Todas tienen que ver con los ordenadores, salvo una válvula hidráulica muy peculiar». Le preguntamos para qué sirve y su respuesta sorprende: «Prácticamente ninguna de las innovaciones son útiles cuando se inventan», afirma Sutherland.