Investigan a una doctora que pasó consulta ebria

Una doctora del centro de salud de Dos Hermanas, en Sevilla, fue a trabajar el día de Navidad con una tasa de alcohol casi cuatro veces superior a la que se permite para conducir.

Presentaba 0,91 mililitros de alcohol por litro de aire espirado.

Los pacientes, al notar que la persona que les atendía tenía síntomas de haber ingerido, presuntamente, una gran cantidad de alcohol, denunciaron los hechos.

Algunos declararon que la doctora intentó ponerle anestesia en el ojo. La Policía se personó en el centro de salud con un etilómetro similar al que utilizan los controles de alcoholemia de tráfico.

La Consejería de Salud ha abierto una investigación interna.

Tras pedir disculpas a los pacientes afectados, la consejera de Igualdad, Salud y Bienestar Social, María José Sánchez Rubio, ha confirmado hoy, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, que su departamento ha abierto una investigación, y ha asegurado que la Junta será "contundente".

"Se actuará con absoluta contundencia en función de los datos que se obtengan de la investigación abierta para conocer los detalles de los hechos", ha indicado.

Los hechos, según adelantó "Diario de Sevilla", se produjeron en la tarde del 25 de diciembre en el centro de salud de San Hilario, situado en la localidad sevillana de Dos Hermanas, donde dicha doctora estaba pasando consultas en el turno de urgencias.

Varios pacientes alertaron a la Policía Nacional al detectar un comportamiento extraño en la doctora, tras lo que se requirió la presencia de la Policía Local para que fuera sometida a una prueba de alcoholemia, que al parecer arrojó un resultado positivo.