Actualidad

Más de 2.000 medicamentos homeopáticos solicitan a Sanidad su regulación

El Gobierno publica la lista de medicamentos homeopáticos que cumplen los requisitos establecidos para solicitar la autorización de comercialización

De los 2.008 productos que han pedido pasar el filtro del Ministerio, sólo 12 habrían demostrado, con ensayos clínicos, su eficacia y seguridad

En medio de la polémica por las terapias pseudocientíficas, tras el envío de una carta a la ministra de Sanidad firmada por más de 400 expertos pidiendo que se protejan los derechos del enfermo y sus familiares de ellas, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios publicó ayer en el BOE la lista de los medicamentos homeopáticos (hay que llamarlos así por una Directiva europea de 2001) que podrían continuar siendo vendidos en las farmacias. Sanidad no ha retirado ni ha aprobado ninguno de ellos, sino que ha publicado la lista de los 2.008 productos cuyos laboratorios han pedido adecuarse a la regulación que concluirá con la creación de un registro. Aquellos que no han cursado su autorización no podrán ser comercializados. «Lo que se ha hecho es poner orden en el mercado cumpliendo con la Ley», precisaron desde Sanidad. De hecho, para esta cartera, estos productos no son un medicamento, de ahí que estén trabajando para modificar el actual marco europeo.

«Se ha dado un primer paso en la organización de los productos homeopáticos, que hasta ahora estaban en una situación ilegal respecto a los requisitos europeos. Lo más relevante es que van a desaparecer una mayoría de estos productos que no cumplen lo esperable en un medicamento; es decir, eficacia demostrada en ensayos clínicos ante enfermedades humanas. Ni siquiera los probados han demostrado dicha eficacia, por lo que en las farmacias van a estar disponibles unos productos que no se basan en el conocimiento científico, sino en creencias. A pesar de ser un avance, en mi opinión, no debería haber ningún producto homeopático en las farmacias», explicó a este periódico Vicente Baos, médico de familia e impulsor del manifiesto «No sin evidencia».

¿Por qué? Porque «son inocuos y por tanto todos son “peligrosos” porque son ineficaces si se emplean con el objetivo de tratar una enfermedad relevante. No hay ningún producto homeopático que haya superado un ensayo clínico bien diseñado, por ello, los que piden indicación terapéutica serán rechazados», añade.

Desde la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (Apetp), la medida ha sido acogida con escepticismo: «Casi 20.000 productos se han quedado fuera (otras fuentes dicen 300 o 400 y desde Sanidad aseguran que no tienen una cifra). Desde Europa nos han dejado las manos bastante atadas. Estos productos son fraudulentos, pero dentro del mal que hacen, el mal menor es que al menos pasen por controles de seguridad», afirma Emilio Molina, vicepresidente de Apetp. «Pero no podemos valorarlo positivamente –prosigue– porque van a continuar a la venta. Si bien, al menos se pone orden, porque cabe recordar que durante dos décadas han estado sin número de registro obligatorio, sin pagar las tasas por registrar cada producto, en definitiva vendiéndose en la farmacia pese al descontrol existente, dándose un fraude científico y económico».

Aunque razón no le falta, también es cierto que eso se ha debido a la inacción de los respectivos gobiernos porque se trata de un procedimiento que comenzó en 1994 cuando se publica el primer Real Decreto. En 2001 sale la Directiva Europea en la que estos productos ya son considerados medicamentos homeopáticos y en el que se especifica que hay que regularlos. «En el 94 los laboratorios presentamos los dossieres de los medicamentos homeopáticos que queríamos registrar, pero nunca se evaluó porque ese RD fue derogado por el de 2007, que es el que se aplica hoy», explican desde los laboratorios Boiron. «El pasado mes de abril –prosiguen– se aprobó la Orden Ministerial sobre medicamentos homeopáticos. La mayoría de laboratorios comunicamos en junio a la Agencia del Medicamento los que queremos que estén registrados, pero autorizados están ya, y se venden en las farmacias. Sólo falta su registro».

Algo clave, ya que sólo los que se encuentran incluidos en esta resolución podrán seguir siendo comercializados hasta su evaluación y posterior decisión. El resto, no, de modo que los que estén en las farmacias deberán ser retirados, explica AEMPS en un comunicado. Llama la atención que de los 2.008 productos, sólo «12 han pedido que sean considerados productos con indicación terapéutica», precisa AEMPS. Doce que «han demostrado con ensayos clínicos su eficacia y seguridad», aclaran desde Sanidad. Es decir, hay 1.996 que no tendrán que aportar su eficacia, seguridad y balance beneficio riesgo, a tenor de la descripción que hace la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria en su blog. «Una vez que esté el registro, solo se podrá hacer publicidad de aquellos con indicación terapéutica», precisan desde Boiron. Aunque eso dependerá de Sanidad. Además, los laboratorios tendrán que pagar tasas por ese registro tal y como hacen el resto de medicamentos.