Google Glass y Galaxy Gear se salvan de las copias «made in China»

El mercado chino no deja escapar ninguna oportunidad para copiar los productos más demandados en el mercado. En ocasiones, hasta las copias llegan al gran público antes que su versión original (iPhone 5 es un buen ejemplo).

No es el caso de algunas tecnologías que han sido llamadas a despuntar en el mercado este año. Tales son los casos del reloj Galaxy Gear o de las gafas de Google, dos productos que sólo se venden a través de sus creadores originales. Nada de copias. ¿La causa? Se especula con la dificultad técnica de clonar unos dispositivos tan complejos. Los más escépticos en la industria tecnológica apuntan, sin embargo, a que está por demostrarse su éxito entre el gran público, lo que podría estar retrasando la aparición de los "clones chinos"hasta que se demuestre su eficacia a nivel de ventas.