«Shopping on-line» desde paneles en el Metro

La empresa Bidiscount ha puesto en marcha un programa piloto en el que a través de unos escaparates virtuales instalados en el intercambiador de Moncloa y un móvil se pueden comprar desde entradas de teatro hasta colonias

Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, durante su presentación
Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, durante su presentación

Una forma de incentivar el consumo y dar un empujón a las nuevas formas de comercio electrónico, se encuentra en el suburbano de Madrid. Pionero en muchos puntos, el Metro apuesta por ofrecer a sus viajeros fórmulas atractivas el «poco o mucho» tiempo que pasan en sus instalaciones. La última novedad, en este sentido, trata de la colocación de unos escaparates virtuales, que cuentan con publicidad de marcas y la posibilidad de comprar sus productos a un precio reducido.

En este caso, Bidiscount –una nueva empresa de e-commerce Bidiscount, creada por ex alumnos del Instituto de Empresa– pone en funcionamiento «un programa piloto en el que perseguimos un objetivo claro, que es acercar ofertas de ocio y culturales a más consumidores a través de compras con códigos QR», explica Cristina Martín, directora comercial de la empresa. Además, se puede decir que es un proyecto novedoso, ya que sólo encuentra uno semejante en varias estaciones del metro de Seúl (Corea del Sur) de la mano de Tesco, «pero no son pantallas digitales, sino vinilos especiales. En realidad, no se necesita un soporte especial, ya que el codigo QR o bidi puede estar impreso en un espacio publicitario al uso, como las marquesinas habituales. Pero nosotros con estas pantallas aportamos el valor añadido de la publicidad y de la dinamicidad de las imágenes».

Cifras

Toda la inversión necesaria corre a cargo de Bidiscount, sin coste alguno para la administración, y planean, en un futuro próximo, según vayan teniendo más o menos éxito, en otros puntos en los que haya una gran cantidad de afluencia de gente. Hasta el momento, la empresa ha realizado una inversión que asciende a 90.000 euros en todo el proyecto. El equipo de emprendedores tuvo en cuenta que el sector de las nuevas tecnologías y el «e-commerce» son dos ámbitos donde se está experimentando un enorme crecimiento. La facturación en España del comercio electrónico supera ya los 9.000 millones de euros y aumenta un 25 por ciento anualmente. Además, el 30 por ciento de los usuarios de «smart-phone» ya lo usa como medio para comprar.

Su utilización es muy sencilla ya que sólo se necesita un dispositivo móvil con el que escanear el código QR del producto que van asociados a un producto. Una vez captado éste ya puede seguir su viaje en autobús o Metro mientras elige las características del producto y el modo pago –tarjeta bancaria o pay pal–, para después comprarlo. El producto llegará al cliente entre 24 horas y 72 horas según la modalidad de entrega elegida.

¿Qué se compra?

La oferta es muy variada. «Desde textil, cosmética, material deportivo, hasta intangibles ––como son las entradas de teatro y espectáculos variados–. Y no nos cerramos a otro tipo de productos en el futuro. Lo que ocurre es, que estamos estudiando bien cada paso para ir sobreseguro. Preferimos hacer bien las cosas y no dejar nada al azar», subraya Martín. Hasta el momento, la empresa Bidiscount está ofreciendo los productos en tres pantallas de Moncloa, en las que las marcas tienen la oportunidad de emitir sus últimas campañas de comunicación en forma de vídeo.

«En definitiva –como afirmó Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, durante su presentación a principios del mes de abril– se trata de unir los potenciales hábitos de los consumidores, que cada vez tienen menos tiempo para hacer gestiones y tienden a comprar electrónicamente, con los intereses del Gobierno regional de obtener vías alternativas de financiación más allá de la aportación de los viajeros y de los presupuestos autonómicos».

La iniciativa nace, como explica Martín, «del caso de Tesco, en Corea del Sur. Analizamos cómo funcionaba el sistema y elaboramos un plan de negocio que se adaptaba a las características del mercado español». Pese a que el paso a paso es el mismo, hay un factor diferenciador en cuanto a los tipos de producto, ya que mientras el gigante británico Tesco ofrecía productos perecederos, Bidiscount oferta amplios descuentos.