Extraditado desde Ámsterdam el pederasta de Valdemoro

Abusó de menores de entre 8 y 15 años aprovechando su condición de monitor de ciclismo

Javier García-Verdugo Sánchez fue detenido el pasado 18 de marzo en el aeropuerto holandés de Schipol, en Ámsterdam, cuando regresaba a Europa tras haber huido a un país asiático

El caso causó gran indignación. En 2012, la Policía consiguió una autorización judicial para entrar en el domicilio de un investigado por posesión de pornografía infantil, pero cuando los agentes requisaron aquel ordenador y las pertenencias del hombre, se toparon con algo peor. Estaban ante un monitor de ciclismo que durante muchos años había estado abusando de sus alumnos y conservaba material pedófilo grabado por él mismo mientras, por ejemplo, los niños –al menos 14 víctimas de entre 8 y 15 años– se duchaban en su casa tras hacer una ruta en bici. Sin embargo, la Audiencia Provincial consideró que la Policía no había funtamentado suficientemente aquella entrada y registro del 26 de junio de 2012 (la solicitaron cuando las autoridades canadienses habían advertido de que el hombre había efectuado una compra por internet de unos DVD con pornografía infantil). También dijo que el juzgado que autorizó el registro no debía haberlo hecho y que, por tanto, las pruebas obtenidas no eran válidas porque se obtuvieron «vulnerando el derecho a la inviolabilidad del domicilio recogido en el artículo 18.2 de la Constitución».

Así, Javier García-Verdugo, de 50 años, quedó absuelto el 9 de febrero. La desolación de las víctimas y sus familias era lógica. Afortunadamente, tras el recurso de casación ante el Tribunal Supremo, se anuló la sentencia absolutoria y se ordenó a la Audiencia a dictar otra sentencia teniendo en cuenta, esta vez sí, las pruebas obtenidas en el registro domiciliario. Cuando la sentencia llegó (fue condenado a 72 años), el individuo, lógicamente, ya no estaba localizable. Había huido a Japón, según avanzó «El Mundo», pero sólo estaba de paso. La Policía cree que había huido en busca de refugio o de nuevas víctimas. Gracias a la cooperación policial internacional, Juan García-Verdugo fue detenido el pasado día 18 de marzo en el aeropuerto de Schipol de Ámsterdam, Holanda, y ayer fue extraditado a Madrid.