Un cocodrilo ataca a un hombre en un campo de golf en México

Dougie se recupera de las heridas en Cancún

El escocés afincado en Canadá Dougie Thomson había golpeado la bola y se acercaba al green para intentar embocar en el hoyo cuando un enorme cocodrilo le atacó y apretó sus poderosas mandíbulas contra la pierna del jugador. El animal, de 3 metros y medio, comenzó a arrastrar a su víctima hacia el agua pero sus compañeros de partido reaccionaron de forma heroica y consiguieron salvarle la vida. Uno de ellos cogió uno de los palos de la bolsa y comenzó a golpear al animal. El otro jugador subió en el coche de paseo y le pasó por encima hasta que lograron que lo soltara y huyera.

Dougie, de 58 años, padre de dos niños, logró salvar la vida pero en su pierna le queda el recuerdo del mal trago: 200 puntos de sutura,según informa el diario británico "Mirror".

El jugador explicó que "Mi bola estaba en el bunker, rodeada de maleza y no sabía que detrás de los matorrales había agua. "Golpeé la bola, que aterrizó en el green. Entonces oí un ruido detrás de mí y el cocodrilo me atacó y me rompió la pierna". Su amigo Brendan era el que más cerca estaba y comenzó a golpear a la bestia, pero no logró que soltara la pierna de Dougie.

La víctima recuerda que en ese momento "no podía sentir dolor, estaba en estado de shock. Era como un juguete grande, con unos ojos negros grandes que me miraban fijamente. Golpearlo era como darle a una pared de ladrillo".

El cocodrilo comenzó a ceder cuando recurrieron al carrito de golf. Uno de ellos comenzó a golpear el cocodrilo, mientras el otro le pasaba por encima. "Abrió la boca un poco. Mis amigos me retiraron pero se giró de nuevo y agarró mi cadera. Entonces, de repente, se detuvo", afirmó.

Dougie estaba en Cancún asistir a la boda de un amigo de un amigo cuando sufrió el ataque. Ahora, recuperado del susto, se encuentra en condición estable en el hospital.

"Al principio sólo dos de nosotros íbamos a ir a jugar al golf. Menos mal que al final se apuntó más gente porque si no no me podrían haber ayudado. Me habría llevado a la laguna y me hubiera utilizado como cena."Los que más sorprendió a este jugador de golf es que después del incidente "otras personas seguían jugando. De hecho, cuando mi amigo volvió, el cocodrilo seguía allí esperando".

Douglas es el segundo golfista de ser atacado por un cocodrilo en el Iberostar Cancún Golf Club. Edward Lunger, de 50 años, de Nueva York, estaba practicando cambios cuando uno de los reptiles le mordió dos dedos del pie.