Un gas radioactivo emerge en El Hierro

El seísmo del pasado viernes produjo desprendimientos en las dos principales carreteras

La isla registró la emisión de radón antes de producirse el seísmo de 5,1 grados Richter

La isla de El Hierro tiembla. Ya han pasado 22 meses desde que comenzase el proceso sísmico-vulcanológico que condujo a la erupción submarina en el Mar de Las Calmas. Sin embargo, los temblores continúan y la intranquilidad se ha instalado en la isla. Este pasado viernes se produjo un nuevo seísmo de 5,1 grados en la Escala de Richter, el más fuerte del año en nuestro país y el más intenso desde que tuvo lugar la erupción submarina. Aún así, según confirmó a LA RAZÓN la dirección del Plan Especial de Protección Civil por Riesgo Volcánico de la Comunidad Autónoma de Canarias (Pevolca), «no hay evidencias de que el movimiento sísmico esté relacionado con un nuevo proceso de intrusión magmática en el oeste de la isla». Aún así, El Hierro ha sufrido una elevación de 5,7 centímetros en sólo cuatro días. Por su parte, el Instituto Vulcanológico de Canarias (Involcan) señaló que la red geoquímica instrumental instalada en la isla detectó emisiones relativamente anómalas de radón –gas radioactivo– antes de registrarse la actividad sísmica el pasado 22 de diciembre. Y es que en la última semana se han registrado más de 150 seísmos en la zona. Además, Involcan asegura que estas emisiones «no responden a fluctuaciones de variables meteorológicas», por tanto, «deben encontrarse estrechamente relacionadas con cambios de esfuerzos en la corteza que afectan a El Hierro».

Desde el Instituto Geográfico Nacional (IGN) indicaron que la serie de seísmos registrados en la última semana han tenido lugar en la misma zona en la que se localizó la intensa reactivación en marzo. En el mismo sentido, añadieron que tras el seísmo de 5,1 grados, registrado a las 18:46 horas –hora peninsular– del viernes al oeste del municipio de Frontera, no se ha detectado ningún cambio en la serie registrada los últimos días en el área de El Pinar. Por lo que no se sabe si se trata de un último movimiento o estos continuarán. Lo que sí es verdad, es que al término de los anteriores repuntes de la actividad sísmica en la isla siempre se registró un terremoto de mayor intensidad. Así, nada hace pensar que no vaya a ocurrir lo mismo en esta ocasión. Pese a todo, el Gobierno canario anunció que los responsables de la vigilancia volcánica continúan realizando un seguimiento exhaustivo para poder dar una información más completa de lo sucedido.