Una familia británica viaja en el suelo de un avión porque no había asientos

El suceso tuvo lugar el pasado mes de junio y la familia volaba desde Menorca hasta Birmingham

Paula Taylor, junto a su hija, viajando en el suelo / Facebook
Paula Taylor, junto a su hija, viajando en el suelo / Facebook

La Autoridad de Aviación Civil prohibe volar a un avión si algún pasajero carece de asiento durante alguna parte del vuelo. Esta normativa es básica, indispensable y necesaria para garantizar las condiciones de seguridad adecuadas a los pasajeros y parece inverosímil que alguna aerolínea se la salte. Sin embargo, la compañía TUI permitió el pasado mes de junio que una familia viajara sentada en el suelo.

Esta anómala situación la experimentaron la británica Paula Taylor, su marido y su hija. Los padres y la niña de 10 años realizaron el trayecto entre Menorca y Birmingham sentados en el suelo ya que al subirse al avión y llegar hasta la parte trasera del mismo, concretamente en los asientos 41 D,E y F, se percataron de que lo único que había en ese espacio era un lugar vacío y sus asientos no estaban.

La tripulación de cabina resolvió el problema ubicando a la niña en la única butaca que había disponible en todo el avión y a los padres, en los asientos destinados para la tripulación. Pero cuando el vuelo despegó, la familia volvió a ese espacio en el que se supone que deberían haber estado sus tres asientos y decidieron pasar el resto del vuelo sentados en el suelo. Los padres se movieron del lugar en el que habían sido reubicados debido a que los alimentos y los suministros estaban almacenados en la parte posterior de los asientos de la tripulación mientras que su hija, al no querer viajar sola, decidió volver al espacio sin asientos y pasar el resto del viaje junto a sus padres.

La aerolínea ha confirmado que el error se produjo por un cambio de ultima hora en la planificación del vuelo y ha ofrecido a la familia el reembolso de los £ 1.300 (en torno a 1.450 euros) que les costó los billetes de avión.