Una red mafiosa nigeriana obligaba a los nuevos miembros a beber sangre de sus líderes

La Audiencia Provincial de Madrid juzgará a partir del próximo martes a seis acusados de pertenecer a la célula madrileña de la 'Supreme Eiye Confraternity', una organización mafiosa nigeriana que extorsiona a nivel internacional a prostitutas y cuyos nuevos miembros debían beber sangre de los líderes para su integración en la misma. En el escrito de acusación, al que tuvo acceso Europa Press, el fiscal solicita para los procesados entre doce y siete años de prisión. Se les acusa de delitos de asociación ilícita, secuestro, extorsión y falsedad documental.

La organización nació a principios de los 90 en las universidades de Benín, expandiéndose por todo Nigeria mientras se hacía cada vez más violenta. La banda tiene tentáculos en Gran Bretaña, Italia, Suiza, Alemania, Noruega, Irlanda, Rumanía, Grecia, Canadá y Estados Unidos. El grupo delictivo se sirve de medios violentos tanto para conseguir adeptos como para la financiación de la propia organización. Se nutre de las actividades delictivas que ejercen sus compatriotas, a quienes reclaman parte de sus beneficios bajo amenaza.

Uno de los hechos que se juzgarán tuvo lugar sobre las 00.15 horas del 3 de octubre de 2008 cuando los procesados conminaron a un compatriota, con pistolas, a entrar a la organización. La cuota de entrada era de 400 euros y debía ponerse un pañuelo con el emblema del pájaro tapándose los ojos para luego beber sangre de todos sus miembros, lo que suponía que la salida de la banda suponía su muerte. Al negarse el compatriota, le secuestraron y le propinaron una paliza, exigiéndole dinero para su libertad.