Una riña por no ver a su nieta causó el tiroteo de Zaragoza

El cazador José Luis Cerdán protagonizó el tiroteo. Tras más de 15 horas, fallecía en un fuego cruzado con los agentes
El cazador José Luis Cerdán protagonizó el tiroteo. Tras más de 15 horas, fallecía en un fuego cruzado con los agentes

El hombre, de 70 años, fue abatido tras disparar a la nueva pareja de su hija y a dos guardias civiles en Ejea.

Una pareja iba por la calle cogida de la mano cuando se mascó la tragedia: un intenso tiroteo en Ejea de los Caballeros (Zaragoza) que acabó con la muerte de un hombre de 70 años y tres heridos. El fallecido, José Luis Cerdán, es víctima y autor de este macabro suceso que se prolongó durante más de quince horas.

No entendía por qué motivo su hija había podido sustituir a su ex yerno por el nuevo novio. Él se entendía a la perfección con su ex yerno, pero a la nueva pareja de su hija no podía ni verlo. Es a él al que, a tenor de los hechos, echaba en cara todos sus males: el mal ambiente familiar que se había creado desde que llegó a sus vidas. Pero lo curioso de todo esto es que con quien sí se llevaba bien era con el ex marido de su hija, al que ella misma había denunciado por violencia de género y que tenía una orden de alejamiento, según los datos facilitados por fuentes próximas a la investigación.

La gota que colmó el vaso fue que su hija no le dejase recoger a su propia nieta, añaden las citadas fuentes. De ahí que la principal hipótesis que se baraja para tales macabros hechos es que a José Luis Cerdán se le fuese la cabeza, añadieron.

A la espera de que la investigación esclarezca lo sucedido, todo comenzó cuando el pasado miércoles por la tarde, pasadas las 19:30 horas, José Luis vio a su hija, P. Cerdán, y a su pareja paseando por la calle próxima a su domicilio. Es entonces cuando cogió la escopeta de caza de dos cañones que tenía en su casa, apuntó a su nuevo yerno y consiguió darle en el hombro. No fue un único disparo, sino un tiroteo en regla en el que uno de los miembros de la Guardia Civil que acudieron quince minutos después hasta el lugar de los hechos fue herido. Pudo salvarse ya que llevaba chaleco antibalas y fue trasladado al hospital por una hemorragia en el oído.

Pero esto no fue suficiente para Cerdán, que se parapetó en su domicilio durante 12 horas, hasta que la Unidad Especial de Intervención del Instituto Armado logró acceder a la vivienda. Eran las 08:00 de la mañana de ayer. El que iba primero, a pesar de entrar con un escudo protector al interior de la casa, se llevó el siguiente disparo. Le dio en la mano derecha. Fue entonces cuando el sujeto de 70 años fallecía víctima del fuego cruzado y el miembro de la Guardia Civil herido era trasladado con lesiones importantes al Hospital Miguel Servet.