Vinculan al MI5 con la desaparición de Madeleine, que pudo morir de forma accidental

Un documental emitido por una televisión australiana apunta varias hipótesis sobre lo ocurrido hace 10 años en Praia da Luz

Madeleine McCann
Madeleine McCann

Gonçalo Amaral, que ya denunció en un libro que los padres de Maddie eran los responsables de su muerte, insiste en un documental que son culpables y que contaron con ayuda para hacer desaparecer el cuerpo.

Las incógnitas de la pequeña británica Madeleine son muchas. En estos 10 años que han pasado desde que la niña de tres años desapareciera de unos apartamentos turísticos de Praia da Luz se han producido todo tipo de elucubraciones, sospechas, hipótesis, pistas falsas, indicios que no han llevado a ninguna parte. Lo cierto es que ahora que se cumple una década desde aquel fatídico 3 de mayo de 2007, vuelven a sonar nuevas hipótesis sobre lo que pudo ocurrir aquella noche. Si hace una semana uno de los investigadores apuntaba a que la pequeña británica podría estar viva, encerrada contra su voluntad en alguna de las viviendas aisladas que salpican el Algarve portugués, ahora ha sido Gonçalo Amaral, el investigador que fue condenado y luego absuelto por acusar a los McCann de haber asesinado a su hija, ha vuelto a la carga. Amaral ha sido uno de los protagonistas de un documental emitido ayer por la cadena australiana Sunday Night de Channel 7, en el que vuelve a insistir en que los padres mataron de manera accidental a la niña y que tuvieron la ayuda del MI5, los servicios secretos británicos, para hacerla desaparecer. También sostiene que simularon un secuestro para tapar lo sucedido. Amaral afirmó que no existen pruebas de que la niña fuera secuestrada pero en cambio sostiene que sí existen evidencias de que los padres fueron negligentes y escondieron el cuerpo. En su opinión, la muerte se produjo por accidente porque los padres la sedaron y la niña se cayó al suelo se golpeó la cabeza y murió mientras ellos cenaban con unos amigos en un establecimiento cercano al apartamento.

Por contra, el catedrático Dave Barclay sostiene que la menor pudo ser atropellada por un conductor borracho cuando la niña dejó el apartamento para ir a buscar a sus padres. Asimismo, dijo que después pudo abandonar el cuerpo en alguno de los 600 pozos existentes en la zona, lo que haría practicamente imposible encontrarla sin una pista fiable, indica "The Sun".

La familia McCann ha preferido no pronunciarse, aunque un portavoz indicó que le había pedido a los responsables del documental que si encontraban alguna pista o evidencia de dónde podría encontrarse Madeleine que se lo trasladaran a los investigadores.