Las alarmas del futuro: visión térmica, drones de reconocimiento y nanosensores en suelos

La conectividad 5G, el almacenamiento de datos o la llegada de redes colaborativas, entre los medios para conseguir 'smart cities’ más seguras

Innovaciones como la visión térmica aplicada a la detección de intrusiones, nanosensores insertados en paredes y suelos, drones de reconocimiento y aprendizaje inteligente de sonidos. Estas son algunas de las nuevas tecnologías de protección en las que trabaja Securitas Direct para crear las alarmas del futuro. Así lo ha explicado Ángel Piorno, director de Innovación de la compañía, durante el primer showroom de la marca, en el que se ha insistido en las necesidades que afronta la seguridad del futuro, analizando las innovaciones, productos y servicios que definirán los sistemas de protección a corto y medio plazo.

En este contexto, Piorno ha asegurado que la compañía ha realizado una inversión superior a los 40 millones de euros en el último año para asegurar la satisfacción y protección de más de 1,2 millones de personas. "Sólo con el avance de herramientas y servicios que permitan que un sistema sea lo suficientemente inteligente para detectar de forma automática la exposición a un riesgo se podrá asegurar que el cliente esté protegido, ha subrayado. La empresa trabaja con elementos que ya están a su disposición en el mercado, como es el caso de los drones, para darles "posibilidades completamente únicas". Así, por ejemplo, plantean la posibilidad de que estos dispositivos realicen rondas de vigilancia en el interior de viviendas, al igual que un robot de limpieza permite realizar mapeos virtuales.

'Smart cities' más seguras

Las 'Smart cities' también forman parte de la seguridad del futuro, ya que el desarrollo de tecnología colaborativa es uno de los elementos clave para asegurar el derecho a estar protegido. La conectividad 5G, el almacenamiento de datos, la operatividad en la nube, ampliar los sistemas anti-inhibición por IoT o la llegada de redes colaborativas son el presente de una seguridad futurista integrada en la sociedad actual. Precisamente, en materia de inhibición, Securitas Direct es la única compañía del sector autorizada a utilizar la red ATN en España, que ya cuenta con más de 1.500 bases desplegadas. En cualquier caso, Piorno ha defendido que lo más importante es que la tecnología se adapte a los hábitos de los consumidores.

Por ello, apuesta por no limitar la protección de los usuarios a un espacio físico concreto y pone como ejemplo los sistemas de geolocalización dentro y fuera del hogar (incluso sin móvil), la monitorización de la actividad de personas con mayor riesgo, como mayores y niños, o el uso de herramientas de comunicaciones alternativas, como chats o llamadas. Esto ya es una realidad en el servicio 'Guardián' de la compañía. "Nuestra prioridad es la protección de las personas y de lo que más les importa, por lo que tenemos que estar conectados en todo momento, independientemente de donde estén ubicados. Los 'targets' más vulnerables, como niños y mayores, requieren unos sistemas propios, para lo que hemos desarrollado nuestro servicio Senior".

La humanización de la tecnología

Este principio está basado en la necesidad de desarrollar sistemas intuitivos que permitan adaptarse al estilo de vida del usuario y que estén siempre conectados, anticipándose a cualquier situación de riesgo. La biometría de voz, el reconocimiento facial, de gestos, caras e incluso de poses, y otros elementos como los sistemas de lógica autónoma se abren hueco en la seguridad del hogar: "La tecnología debe estar adaptada al día a día del usuario para ser lo menos intrusiva posible, una parte fundamental de este pilar".