Así es la vacuna personalizada contra el cáncer de Harvard

El objetivo es generar una respuesta inmune contra el melanoma

Harvard está trabajando en una vacuna personalizada contra el cáncer
Harvard está trabajando en una vacuna personalizada contra el cáncerArchivo

Cada año, a nivel global se detectan más de 300.000 nuevos casos de melanoma. Solo en España, la cifra alcanza los 6.200. Hallar una vacuna contra el cáncer, cualquier tipo, es uno de los objetivos más perseguidos por la ciencia actual. Uno de los mayores obstáculos para conseguirlo es que no estamos ante un virus o una bacteria que afecta a todo el mundo, sino de un tipo de célula que ha mutado y genera una reacción prácticamente única en cada persona.

Ahora, un equipo de científicos de la Universidad de Harvard, liderados por Patrick Ott, ha dado un paso de gigantes según señala un estudio publicado en Nature. De acuerdo con los resultados, la vacuna diseñada por el equipo de Ott ha sido capaz de inducir una respuesta inmunitaria contra el melanoma, la forma más mortal de cáncer de piel.

El estudio se basó en ocho voluntarios a quienes se les había quirúrgicamente el melanoma, pero aún tenían un alto riesgo de recurrencia.

A los ocho se les inyectó la vacuna experimental llamada NeoVax y los autores del estudio descubrieron una respuesta inmune inducida por la vacuna en todos los pacientes, respuesta que podría “persistir durante años”, según los resultados.

Básicamente, la vacuna hace que el sistema inmunológico cree células T antitumorales que son específicas para cada tumor y paciente. Las células T son un tipo importante de glóbulos blancos que ayudan al sistema inmunológico a desarrollar respuestas inmunes duraderas frente a enfermedades inflamatorias y autoinmunes.

“En oncología, cuando encontramos una mutación y luego usamos una terapia dirigida, a menudo decimos que es un enfoque personalizado”, señala Ott en una entrevista a la publicación oficial de la universidad, la Harvard Gazette. “Algunas de las mutaciones que encontramos se comparten entre grupos de pacientes, pero en realidad son la excepción. Estas son verdaderamente personales en el sentido de que se adaptan a cada paciente individual”. Por ahora, el estudio no es una prueba definitiva de que las vacunas personalizadas contra el cáncer funcionen para todos, pero sí que son una vía a explorar.