Solo uno de cada diez aún no ha comprado online

Aumenta aún más el hábito de compras online y el uso de dispositivos y, con ello, el porcentaje de usuarios que se sienten amenazados por virus informáticos

Comprar por internet es uno de los usos fundamentales que se da al ordenador
Comprar por internet es uno de los usos fundamentales que se da al ordenador

El número de dispositivos conectados no deja de crecer en los hogares españoles, aunque lo haga de forma lenta y constante (actualmente, 6,2 por cada domicilio), pero el uso de operaciones online en esos aparatos se ha disparado. El porcentaje de internautas que utiliza servicios de banca electrónica ha pasado del 62% de la primera mitad de 2016 al 76% del cierre del año, mientras que el uso de sistemas de pago digitales sube del 46% al 67%) y las compras online del 73 al 89%.

Es decir, solo uno de cada diez personas que tienen internet en España sigue desconfiando, o no necesita, las compras online.

Así lo reflejan los datos del Kaspersky Cybersecurity Index, un conjunto de indicadores que permiten evaluar el nivel de riesgo para los usuarios de internet de todo el mundo, y que la empresa acaba de actualizar.

Según este informe, el índice para la segunda mitad de 2016 presentaba una tendencia positiva: el número de usuarios que están preocupados por la seguridad y que están tomando medidas de protección contra las ciberamenazas no deja de crecer. En España, ha aumentado el número de usuarios preocupados por la ciberseguridad del 28% al 39% y el de aquellos que están protegidos pasa del 60% al 62%.

El estudio, en el que han participado a nivel global, 17.377 personas de 28 países diferentes, pone de manifiesto que en la segunda mitad de 2016 el 61% de los usuarios españoles no creía poder llegar a ser objetivo para los cibercriminales, el 38% respondió que no contaba con soluciones de protección en todos los dispositivos conectados y finalmente, el 27% de los entrevistados reconoció haber sido víctima de alguna ciberamenaza en los últimos meses.

Esta lista de ciberamenazas, según los autores del informe, incluye ahora información sobre “fraude financiero” y “dispositivos utilizados para los ciberataques”, sin los cuales el indicador de “afectados” habría sido ligeramente menor. De hecho, esto supone que el número de víctimas en la segunda mitad del 2016 se redujo a la vez que se incrementaba la responsabilidad de los usuarios por su propia seguridad.

Por ejemplo, el número de usuarios españoles que encontraron malware cayó del 19% al 18%. A nivel mundial, los costes de eliminar las consecuencias de una infección descendieron de 121 dólares a 92. El coste en España en esta segunda mitad ha sido de 85 dólares. Sin embargo, el porcentaje de personas víctimas de otros tipos de amenazas ha tenido un notable crecimiento. Por ejemplo, el número de usuarios afectados por ransomware pasó en España del 4 al 5%; las cuentas pirateadas del 5 al 6%; los dispositivos hackeados del 2 al 4%; y los datos filtrados del 2 al 3%.