Lo bueno, lo feo y lo malo de la E3

La Electronic Entertainment Expo (E3), la exposición más importante a nivel mundial de videojuegos, ha terminado, y es hora de hacer un repaso de los éxitos y fracasos de esta última edición. Y anticipar lo que viene

La realidad virtual redefinirá el mundo del entretenimiento con más videojuegos
La realidad virtual redefinirá el mundo del entretenimiento con más videojuegos

La Electronic Entertainment Expo (E3), la exposición más importante a nivel mundial de videojuegos, ha terminado, y es hora de hacer un repaso de los éxitos y fracasos de esta última edición. Y anticipar lo que viene

Cada vez más realidad y menos virtual

Oculus Rift, HTC Vive, PlayStation VR y Galaxy Gear VR son cada vez más fuertes. Y se percibe en todo el ambiente de la E3. De hecho, ya hay 70 juegos preparados para Rift y habrá 30 más para cuando los controles de Oculus Touch lleguen al mercado, a fin de año. No es extraño que Michael Gallagher, director de la Asociación de Software de Entretenimiento (ESA), el grupo más grande detrás de la E3, declarara que «los avances en tecnología revelados en E3 redefinirán el mundo del entretenimiento. La creatividad va a disparar la industria a nuevas alturas».

Oculus y HTC proponen un juego de misterio (¡en blanco y negro!) llamado Wilson’s Heat y una versión de «Fallout 4», también para VR. Por su parte, Sony ha prometido ponernos a los mandos de una nave de «La Guerra de las Galaxias» y en los ojos de «Resident Evil». Pero habrá que esperar hasta octubre para tener su equipo de RV.

A medida que más desarrolladores apuesten por esta tecnología y que los fabricantes abran su abanico de posibilidades, más jugadores (y no) se inclinarán por la realidad virtual. Un ejemplo de ello es el sistema de Samsung VR Gear. Para uso docente, sus gafas permiten conectarlas a una «app» que facilita que el docente vea lo mismo que sus alumnos. No sería extraño que pronto esta capacidad haga su llegada también al mundo del juego y podamos ver lo mismo que los jugadores y hasta jugar en equipo, conectando las gafas por algún sistema similar a Bluetooth.

Los más deseados

La llegada de Aquaman a Metropolis, en lucha directa con otros superhéroes, Batman para realidad virtual, EA preparando lo nuevo de Star Wars y Ubisoft ganándole la partida lanzando antes juegos de Star Trek (Bridge Crew, realidad virtual para multijugadores y que llegará en octubre aproximadamente) son algunos de los más esperados y aplaudidos en E3.

Los zombies también tendrán su dosis de tiempo con «Dead Rising 4», «Days Gone» y «State of Decay 2», pero tendrán que combatir contra la irrupción de los robots. Entes cibernéticos superinteligentes quieren reemplazar en nuestras preferencias a los muertos vivientes. Así llegan títulos como «ReCore», «Horizon Zero Dawn» o «Detroit: Become Human». Puede que la moda «Walking Dead» sea reemplazada por Yo, Robot (tu videojuego).

Pero quien sin duda se ha llevado la palma fue La Leyenda de Zelda en su última entrega. La franquicia, que ya cumple 30 años, es la apuesta más firme de Nintendo, de hecho, casi la única. No ha presentado consola ni otro videojuego, pero han puesto toda la carne en el asador con la historia de la mítica guerrera que traerá cientos de horas de entretenimiento. ¿Será una nueva estrategia de los creadores de Mario Bros?, ¿se centrarán en juegos y demorarán aún más la entrega de la consola NX?

Consolas

Con Nintendo fuera de juego (por decisión propia), quedan los juegos para ordenadores, una suerte de Ave Fénix que quiere revivir su glorioso pasado, y la PS4 y la Xbox One.

La consola de Sony ha mostrado una apuesta clarísima por los juegos de calidad, sólidos y de probado éxito, tanto que más que una marca japonesa parecía argentina (y sé de qué hablo) por la vanagloria que hacía de sí misma: toallitas húmedas para limpiar dispositivos, donuts con la marca PS4 y agua mineral ídem. Cuando lancen al mercado un juego de barbacoas me tendrán por completo.

Por su parte, Microsoft apuesta por mayor potencia y mejor diseño en las próximas versiones de su consola y por una estrategia muy interesante que podría ser el ingrediente necesario para hacer despegar los móviles Lumia: la posibilidad de comprar y jugar juegos en diferentes dispositivos. Y que funcionen.

Penita, pena

Teniendo en cuenta la llegada de la realidad virtual, hay juegos que siguen manteniendo la postura de lo imposible. Vale, es cierto que se trata de entretenimiento y que no tiene que ser real, pero sí tiene que ser creíble. Y la resistencia de algunos personajes, estoy pensando en Batman, a los golpes resulta inverosímil. Se dice habitualmente que la realidad supera a la ficción, pero cuando la imaginación se estropea por el exceso de celo (en cualquiera de sus extremos), la experiencia se estropea y pareciera ser que muchos personajes se han convertido en cucarachas...capaces de resistir un ataque nuclear directo.

Otra desilusión es «We happy few», una distopía que recaudó más de lo esperado en Kickstarter y apuntaba muchas maneras. Los jugadores se encontraban en un mundo feliz, de habitantes enmascarados y sonrientes a fuerza de pastillas. Pero nada es lo que parece. Y, por lo visto, el juego nos ha dejado con ganas de menos.

El futuro, algunas claves

Twitch y YouTube Gaming, los canales on-line para subir contenido de videojuegos, han dado un paso de gigante. Sería interesante ver cómo estos canales se aprovechan del directo para crear videojuegos propios que usen la simultaneidad de los usuarios y lo inesperado, para convertirse en una gigantesca consola on-line.

Vista y oído ya están en la realidad virtual. Pero el tacto apenas ha hecho una entrada tímida. El año que viene debería aprovecharse más, sobre todo teniendo en cuenta los juegos shooters. Como siempre, se echa en falta juegos educativos que tengan la misma capacidad de hacer memorizar a los estudiantes personajes del mundo Pokemon y eventos históricos o fórmulas químicas. No es difícil, si «Masterchef» consiguió que nos tragásemos callos de canguro, disfrazados como espuma de martini, sólo se necesitan expertos para hacer este salto.