Toros

Adame: «Soñaba con cortar el rabo en Pamplona»

El novillero mexicano tomará la alternativa en la próxima Feria de la Vendimia de Nimes y se despedirá como novillero en Albacete

Luis David Adame dedicando sus triunfos al público de Pamplona
Luis David Adame dedicando sus triunfos al público de Pamplona

El novillero mexicano tomará la alternativa en la próxima Feria de la Vendimia de Nimes y se despedirá como novillero en Albacete

El todavía novillero mexicano analiza para La Razón su última temporada como novillero y nos confiesa sus ilusiones de cara a su cercana alternativa.

–¿Ha sentido alguna molestia en estos últimos festejos después de haber sufrido esa aparatosa lesión en el gemelo?

–La verdad es que he sentido bastante mejoría, en mi reaparición me sentí bien y aunque no fue de esas tardes de gran responsabilidad, me sirvió para ganar confianza. Me encontré muy bien de la pierna ese día. Ahora ya la tengo muy recuperada, pero lo que me está costando trabajo es curar la herida superficialmente, pero entra dentro de lo normal.

–¿Cómo vivió esa primera aparición triunfal en el coso de Pamplona?

–En la novillada el público es un poco más tranquilo, no es el ambiente de fiesta y peñas del resto de festejos, pero aún así el ambiente es excepcional y, como la suerte cayó de cara pude disfrutar esa tarde.

–¿Con qué tarde se quedaría, de los dos triunfos cosechados en Madrid y Pamplona?

–Las dos tardes me gustaron mucho. Pero desde que empecé, mi principal objetivo siempre ha sido Madrid, porque cuando el público te responde así de bonito, uno se enamora de esa plaza, ojalá durante mi carrera pueda seguir pasando por ella.

–¿Se habría conformado con algo menos en esa primera visita a Pamplona?

–Si te soy sincero, es difícil soñar con algo menor, incluso pasó por mi cabeza conseguir cuatro orejas y algún rabo. Cuando uno aspira a lo más alto se suele quedar en la mitad, y eso ya es motivo de estar satisfecho.

–Esta misma temporada, tomará la alternativa en la Feria de la Vendimia, en Nimes, ¿desde cuándo tenía decidido dar este importante paso?

–Esta idea empezó a rondar desde principios de temporada, aunque dependía de mi rodaje y los éxitos de este año. De hecho, creo que de no haber sido por los triunfos de Madrid y Pamplona, no habría llegado la oferta, pero siempre tuve esa meta en la cabeza, incluso cuando acababa de haber debutado con caballos.

–¿Pesa el apellido «Adame»?

–Claro, siempre existe esa presión de que me puedan comparar. Un apellido de tal magnitud a veces puede ser una carga, pero intento que no me afecte y demostrar lo que yo valgo.

–¿Cómo se prepara para dar ese paso de matar por primera vez un toro?

–He matado ya algunos cinqueños a puerta cerrada, y se nota el cambio, te mira un poco más, aprende más rápido, es más inteligente y tiene los sentidos más desarrollados.

–¿Por qué en Nimes?

–Nimes es una referencia, por que allí la han tomado grandes figuras como El Juli.

–Si le diesen la oportunidad de elegir la plaza donde tomar la alternativa, ¿cuál elegiría?

–Nimes es una de las plazas que siempre he tenido en mente, pero también me ilusionaba mucho tomarla en mi tierra, en Aguascalientes, y otra con la que también me identifico mucho, es la de Gijón, ya que me ha abierto muchas puertas.

–¿Cómo de especial va a ser su despedida en Albacete?

–Va a ser muy emocionante, la verdad es que fue decisión mía, me preguntaron dónde me quería despedir, y creo que es la plaza más adecuada para terminar mi etapa como novillero.