Toros

Un San Isidro de «dolor y gloria»

Los datos confirman lo que las sensaciones auguraban, San Isidro 2019 ha sido el serial madrileño más importante de los últimos años, tanto en términos de triunfo como de asistencia. La cruz, el elevado número de prcances: 6 «graves» y 1 «muy grave»

Con la grave cogida que ayer sufría Pablo Aguado se confirma la tendencia de uno de los «San Isidros» más accidentados de los últimos tiempos, sumándose este último percance a otros cinco también de gravedad, más el de Román, «muy grave». Gonzalo Caballero, Juan Leal, Manuel Escribano, Sebastián Ritter y Víctor Hugo -más Luis David Adame, algo más leve- fueron los toreros ingresados en la fraternidad y atendidos por Don Máximo García Padrós, que ayer finalizaba 34 intensas joranadas de mucho trabajo. Las gráficas evidencian un crecimiento general en número de trofeos y triunfos, como el de Puertas Grandes. Miguel ángel Perera (el triunfo más discutido), Roca Rey, David de Miranda, Antonio Ferrera, Paco Ureña y los rejoneadores Leonardo Hernández, Pablo Hermoso de Mendoza y Lea Vicens fueron llevados a hombros por la calle Alcalá. El triunfo de Paco Ureña, a quien las cuatro orejas cosechadas en tres tardes le han valido el título de «triunfador de San Isidro», terminó de redondear el que para muchos ha sido el mejor San Isidro de los últimos años, además del más largo, aunque no lo haya acusado. El bombo, como herramienta del azar, ha acabado dando suerte a unos y malas noticias a otros. Nada nuevo en esta profesión.

Publicidad

Esta Feria ha catapultado nombres como los de David de Miranda o Pablo Aguado, que seguramente ocupen importantes carteles en las ferias veraniegas y del próximo otoño; y ha reforzado otros como los de Antonio Ferrera y Paco Ureña, quienes en Madrid se han reencontrado con la fortuna.Como David de Miranda, verdaderos ejemplos de superación. A todo esto... Roca Rey sigue imponiendo su ley a base de Puertas Grandes y desafíos de figura, como la tarde con los «adolfos», que quedará grabada para siempre en la memoria del aficionado «venteño».

Los valientes toreros que han pasado por esta Feria han tenido que lidiar con la bravura de las 205 reses lidiadas y el maldito viento madrileño, que pudo disminuir las altas probabilidades de triunfo que ofrecieron un elevado porcentaje de astados. Como resultado final quedan las sensaciones de haber vivido un intenso y emocionante San Isidro que ha cautivado a 614.418 espectadores (entradas vendidas), superando la media de asistencia del último año gracias en parte a la 8 tardes en la que se colgó el «No hay billetes».