El miserable «túnel» de la dependencia

Toreros y banderilleros hacen huelga en 41 pueblos por impagos en otras temporadas

Además de la huelga, se están estudiando adoptar las medidas judiciales oportunas
Además de la huelga, se están estudiando adoptar las medidas judiciales oportunas

El toreo se va a la huelga. Se va de cabeza y lo hace por impagos. Impagos sostenidos en el tiempo. Reiterados aquí y allá. En esas plazas donde el oro se ve más apagado que en las primeras ferias. Apenas trascienden datos al gran público de las grandes miserias que se sirven en la profesión alejada del primer circuito. Y lo que es peor en el mismo corazón de los seriales de postín donde están liquidando a muchos por dos duros. Una vergüenza. Una vergüenza detrás de otra cómo está el panorama. Desolador. Vacío de valores porque parece que hay prisa en hacer caja y salir corriendo. Y a más poder, peor. Ya no hablo de los pueblos donde se va a la huelga. Ocurre aquí y allá. Aquí y ahora. No hay cultura de siembra, y no la ha habido en esta generación. Publicaba Mundotoro que Israel Lancho, que anda en Perú buscándose la vida, no actuaba en un pueblo no por cuestiones de afeitado como alegaba la empresa sino porque le querían liquidar por 2.500 euros. Muy por debajo de los mínimos. Y justo ahí se abre el gran agujero negro de la Fiesta, el denominado túnel, por el que entran muchos toreros, banderilleros, para torear por debajo de los sueldos mínimos. Una competencia desleal que no es nueva. Hace mucho tiempo que esto ocurre, incluso en los años de bonanza cuando cualquier constructor montaba un espectáculo de toros sin sentido. Coste cero empresarial a cuenta de los toreros. Un tumor para la Fiesta. Así de patético está el panorama. De ahí que, con la bajada drástica de festejos, sean muchos los toreros (y buenos) que se queden en su casa. Tiempos difíciles para la lírica.

Pero hay más. Hay que mirar más alto. Si en la cima del toreo, de la Fiesta, una sola mano apodera, gestiona las primeras ferias, intercambia sus cromos de un lado a otro (sin importar lo que ocurre en el ruedo), impone a sus toreros en bloque... El camino es erróneo. La gestión es suya; la Fiesta es nuestra y la mantienen todos aquellos que pasan por taquilla. La base no funciona, por mucho que nos adornen la historia. Y si al final echamos cuentas y son cuatro los que nos guisan (y mal) el toreo la alarma es nacional. Indignante. La lealtad de la Fiesta debe empezar por dividir los poderes. No un apoderado que sea empresario. No a la venta en bloque de las negociaciones. Pero la culpa no sólo es de los gestores. Los toreros también tienen que decir. Los que tienen el poder de mandar y la capacidad de elegir el difícil y reconfortante camino de la independencia. Hay toreros que emocionan en una plaza; hay toreros que conmueven dentro y fuera. Y los hay que ni son figura ni quizá lleguen a serlo pero eligieron el arduo camino de sentirse libres. Con ellos estamos en deuda. Los otros se hacen y nos hacen un flaco favor. Cómo entender si no que en la reciente polémica de Vitoria, en la que Ponce y Perera presentan baja por enfermedad y son El Fandi y Padilla los sustitutos. Con todos los respetos, los dos de la Casa Matilla... ¿De verdad que Alberto Aguilar, Joselito Adame, Antonio Nazaré (entre una larga lista) no hicieron méritos jugándose las ingles en Madrid sin ir más lejos? Pero así está esto. El túnel... El miserable túnel de la dependencia. Y vamos cerrando plazas. Y no vamos cerrando heridas. Hay quien sabe guardar muy bien sus muertos. Hasta que un día no quede ni uno vivo.

El listado de las 41 plazas de toros con impagos

La Unión de Toreros y la Unión Nacional de Picadores y Banderilleros han convocado huelgas en las siguientes plazas de toros, que son 24 en Castilla-La Mancha: Almadén, Almorox, Almodóvar del Campo, Bolañós de Calatrava, Casas de Benítez, Caudete, Daimiel, El Bonillo, Jadraque, Los Navalucillos, Miguelturra, Pedro Muñoz, Piedrabuena, Porzuna, Pozuelo de Calatrava, San Clemente, Tarazona de la Mancha, Tomelloso, Torralba de Calatrava, Valera de Abajo, Villalpardo, Villanueva de Santiago, Villarrubia de los Ojos y Villarrubia de Santiago. Once en Andalucía: Almadén de la Plata, Benalmádena, Constantina, Dos Hermanas, Estepona, Morón de la Frontera, Priego de Córdoba, Sabiote, Úbeda, Santistéban del Puerto y Zalamea la Real. Y las últimas: Fregenal de la Sierra y Villafranca de los Barros (Extremadura); Venturada (Madrid); Calanda (Aragón); Riaza (Castilla y León); y Benidorm, en la Comunidad Valenciana. Asimismo, en paralelo a la huelga, se están estudiando las medidas judiciales oportunas.