Fernando Domecq vende Zalduendo a Alberto Bailleres

El mexicano aún no ha anunciado dónde pastarán las reses adquiridas

El ganadero Fernando Domecq junto al diestro Morante de la Puebla
El ganadero Fernando Domecq junto al diestro Morante de la Puebla

El ganadero Fernando Domecq ha vendido el hierro y las reses de Zalduendo a Alberto Bailleres, importante empresario y ganadero mexicano, tal y como adelantó ayer la edición digital del semanario Aplausos.

La operación, según el propio Fernando Domecq, se debe a que «no quería era que la ganadería se dividiera en distintas partes y acabara en diferentes manos». «Ahora el proyecto va a continuarlo una misma persona que, además de buen amigo, es un gran ganadero en México», indicó el portal especializado.

Se desconoce dónde pastarán las reses pues la finca extremeña «Moheda de Zalduendo» seguirá en manos de Fernando Domecq. De esta manera, termina una aventura que comenzó en 1988 al dejar en manos de su hermano Borja la ganadería de Jandilla. No obstante, seguirá vinculado a la Z. «Bailleres dirigirá personalmente la ganadería, pero va a contar con mi apoyo, con mi consejo y con mi ayuda», declaró el ganadero.

Alberto Bailleres es un relevante empresario azteca muy vinculado a los toros. Preside el conglomerado Grupo BAL, presente en sectores como el comercio, finanzas, seguros, agricultura y la música, entre otros. La revista Forbes estimó en 2013 que era el segundo hombre más rico de México. En el mundo de los toros, Bailleres dirige la empresa Espectáculos Taurinos de México (Emtsa), gestora de algunas de las plazas más importantes del país, apodera al diestro Morante de la Puebla y es propietario de dos ganaderías: Mimihuápam y Gegoña.