Interesante novillada de Adelaida Rodríguez, sin aprovechar, en Las Ventas

La tarde en Las Ventas tuvo como principales protagonistas a los utreros salmantinos de Adelaida Rodríguez, de los que hubo tres aptos para el triunfo, aunque sin aprovechar por la falta de recursos y rodaje de la terna de novilleros.

Imagen de archivo
Imagen de archivo

La tarde en Las Ventas tuvo como principales protagonistas a los utreros salmantinos de Adelaida Rodríguez, tres aptos para el triunfo, aunque sin aprovechar por la falta de recursos y rodaje de los novilleros.

Novillos de Adelaida Rodríguez, bien presentados a pesar de su disparidad de hechuras, y de variado comportamiento. Hubo tres y tres. Los mejores, segundo, quinto y sexto. No aportó mucho el insulso y apagado primero; el tercero no tuvo clase lo poco que duró; y el cuarto, complicado por incierto.

Miguel Maestro, que sustituía a Daniel Menes, de celeste y plata: estocada ligeramente caída y atravesada, y cuatro descabellos (silencio tras aviso); y pinchazo, estocada atravesada y nueve descabellos (silencio tras aviso).

Mario Palacios, de tabaco y oro: tres pinchazos, estocada trasera y caída, y descabello (silencio tras aviso); y dos pinchazos y estocada trasera y baja (ovación).

Aitor Darío "El Gallo", de nazareno y oro: estocada (ovación); y pinchazo, y estocada atravesada que escupe (silencio).

En cuadrillas, Jesús Romero saludó tras banderillear al tercero, y Pedro Lara y Fernando Sánchez hicieron lo propio en el quinto.

Al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria del rejoneador y ganadero Fermín Bohórquez Escribano y del fotógrafo Francisco Cano "Canito", recientemente fallecidos.

La plaza registró menos de un cuarto de entrada en tarde de calor soportable.

La tarde de hoy en Madrid no fue de esas que pasarán a la historia. Y no lo fue, quede claro, porque los novilleros no quisieron, ya que del sexteto de "atanasios"de Adelaida Rodríguez hubo al menos tres (segundo, quinto y sexto) para encumbrarse. Pero la falta de recursos y de rodaje de la terna propició que la función se diluyera en el más absoluto aburrimiento, de esas de "ni chicha, ni limoná".

El primero de Maestro "cantó"pronto su mansedumbre al salir huido de los montados. Esperó y cortó en banderillas, y en la muleta, aunque noble, se movió sin decir nada, quedándose corto y echando la cara arriba. Maestro se mostró sereno en una faena salpicada con detalles sueltos de buen corte, sin embargo, sin llegar a despegar.

El grandón cuarto salió barbeando tablas, no se empleó tampoco en varas e hizo pasar las de Caín a una cuadrilla totalmente desbordada. Qué desastre. Tampoco fue fácil en el último tercio el utrero, muy incierto, esperando mucho y pegando arreones con muy mal estilo. Maestro no se dio demasiada coba antes de atascarse finalmente con el descabello.

Mario Palacios no se acopló con su primero, novillo de dulces, templadas y humilladas acometidas con el que el joven cacereño anduvo muy desigual. Hubo algún que otro muletazo bueno, sobre todo un natural, inmenso, pero faltó darle más sitio al animal, mayor distancia para poder ligar las series y andar también con mejor pulso para no dejarse tropezar tanto los engaños.

El quinto fue otro novillo con opciones con el que Palacios volvió a naufragar. Faltó nuevamente mando para domeñar al utrero por abajo, que era lo que pedía el animal, que, por no obligarle y someterle, le tropezó siempre la franela al final del muletazo. Quiso mucho toda la tarde el hombre, de eso no hay duda, pero no anduvo a la altura de su lote.

El Gallo apechó en primer lugar con un utrero más basto y feo que sus hermanos, que evidenció estar asimismo más justito, por lo que apenas se le castigó en varas, lo que hizo que llegara a la muleta moviéndose pero con la cara muy suelta. El conquense puso mucha voluntad en su quehacer, pero le faltó ajustarse, no abusar tanto de los cites "fuera cacho"y dominar más la situación.

El sexto fue otro novillo apto para el lucimiento, con el que El Gallo volvió a estar perfilero y desconfiado en una labor de mucha polvareda y poco asentamiento. Aquí fue donde de verdad devolvió parte de la oreja cortada hace dos domingos.

Javier López/EFE

Otros festejos

También orejas en su tierra

- Plaza de toros de Bayona (Francia). Segunda de feria. Tres cuartos de entrada. Se lidiaron toros de Montealto, bien presentados y de desigual comportamiento. El cuarto fue un gran toro. Juan Bautista, silencio y oreja. Sebastián Castella, oreja y silencio. Thomas Dufau, silencio en ambos.

Triunfa un enorme Paulita

- Plaza de toros de Azpeitia (Guipúzcoa). Segunda de feria. Tres cuartos de entrada. Se lidiaron toros de Cuadri, bien presentados y de buen juego a excepción del complicado tercero. Paulita, oreja y oreja con petición de la segunda. Pérez Mota, silencio tras aviso en ambos. Sergio Serrano, ovación y silencio tras dos avisos.

Los tres por la puerta grande

- Plaza de toros de La Roda (Albacete). Se lidiaron toros y novillos de la ganadería El Ventorrillo y otros con el hierro de El Torero. El balance de la tarde fue: Daniel Luque, oreja y oreja; Saúl Jiménez Fortes, oreja y dos orejas y el novillero Antonio Palacios, que completaba el cartel, dos orejas y dos orejas.