La cita universal del toreo al calor de Galapagar

La expectación los días que torea José Tomás se respira. Nada es lo mismo, nada es lo de siempre. Se llenó la plaza hasta la bandera, como no podía ser de otra manera. Rostros famosos salpicaban los tendidos.

Ágatha Ruiz de la Prada

Ágatha Ruiz de la Prada no se lo quiso perder y acudió a la bonita plaza de Granada acompañada por su pareja Luis Miguel Rodríguez, popularmente conocido como “El chatarrero” para ocupar unas barreras de la plaza. Cayetana Álvarez de Toledo, del Partido Popular, lo hizo con Arcadi Espada al igual que José Luis Ábalos, Ministro de Fomento, vio la corrida desde el callejón.

Julián López “El Juli”

El festejo de José Tomás, con sus cuatro toros, congregó a noventa medios de comunicación de todo el mundo y logró vender el abono completo de la feria en tan solo cinco días. Un éxito económico que cifró José María Garzón, el empresario de la plaza de toros y el único capaz de contratar en lo que va de temporada al diestro de Galapagar, en quince millones de euros de impacto económico. A las siete en punto de la tarde estaba todo dispuesto para el acontecimiento y era fácil reconocer aficionados desde distintos puntos del planeta. México sonaba y sonaba fuerte.

José Luis Ábalos

Julián López “El Juli”, que había hecho el paseíllo la tarde anterior se quedó para ver la corrida y otros diestros acudieron al evento, como es el caso de Tomás Campos. Sorprendente fue ver a Román, todavía convaleciente de esa tremenda cornada en Madrid al entrar a matar volver a entrar en una plaza y ocupar una localidad en ese tendido improvisado a modo de portátil que creó Garzón para dar cobijo a la Prensa. Luego vino el toreo. Con toda su incertidumbre a cuestas.