Toros

Miradas íntimas a trece familias del toreo

Las familias de los trece toreros que han cedido sus recuerdos a la exposición posan en los medios de Las Ventas
Las familias de los trece toreros que han cedido sus recuerdos a la exposición posan en los medios de Las Ventas

Desde el vestido de luces, verde botella y oro, que lució Miguel Báez «Litri» para dar la alternativa a su hijo, a la pitillera que el mismísimo Francisco Franco le regaló a Andrés Hernado. Del corbatín que Luis Francisco Esplá puso en el pitón de un toro de Victorino en la mítica «Corrida del Siglo», al añadido –con sendos mechones de sus hijas Ana y Yeyes– que José María Manzanares hijo le cortó a su padre el 6 de mayo de 2006 en Sevilla. Por el camino, varias decenas de objetos personales más y alrededor de 150 fotografías –a 4 por espada– que recogen escenas íntimas y familiares de trece toreros para dar forma a «Entre el miedo y algodones». Una exposición, presentada ayer con lleno de «No hay billetes» en la Sala Bienvenida de Las Ventas, donde permanecerá hasta el 16 de junio.

«Esta muestra saca a la luz las preocupaciones que sentimos cada vez que nuestros padres o familiares se van a torear, nuestros miedos, pero también el amor y la tremenda admiración que les tenemos», explicó en un emotivísimo discurso Sonia González, comisaria de la exposición e hija del diestro Dámaso González, a quien quiso «dedicar el resultado final de esta exposición». «Con su personalidad dentro del ruedo, nos educaron fuera de él, empleando unos valores comúnes basados en la honradez, el temple, el sacrificio y la humildad», concluyó la hija del torero albaceteño. Junto al manchego, Antonio Bienvenida, El Viti, Victoriano Valencia, Paquirri, Andrés Hernando, José María Manzanares, Niño de la Capea, Curro Vázquez, Antonio José Galán, Litri, Luis Francisco Esplá y El Fundi, cuyos hijos cerraron el acto entregándole sendos dibujos realizados en el colegio para explicar cómo es la infancia de un niño que crece al ritmo de las campañas taurinas de su padre. Como las palabras de los retoños de El Fundi–muy emocionado–, cada fotografía presente en la Sala Bienvenida está acompañada por un comentario de los respectivos hijos.

La puesta de largo contó con la presencia de buena parte de los homenajeados, así como con el consejero de Presidencia, Justicia y portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria, que calificó de «entrañable» la galería de objetos e imágenes reunidas: «Esta exposición demuestra que estos maestros no han sido sólo figuras en la plaza, sino que también han luchado por inculcar el respeto por la Fiesta». Hasta el 16 de junio, la vida cotidiana y más íntima del toreo se abre de par en par en Las Ventas.