Nueva operación para Rafael cañada

El banderillero, herido de gravedad en la espalda el pasado 11 de mayo en Valencia, volverá a ser intervenido

El rehiletero francés Rafael Cañada, herido de gravedad en Valencia el pasado sábado 11 de mayo por un novillo de Montealto cuando bregaba con él a las órdenes del novillero Adrien Salenc, tras serle retirados los drenajes que llevaba desde la cogida, volvió a ser operado ayer por un equipo de neurocirujanos en el Centro de Rehabilitación de Levante, en la capital del Turia. La intervención se desarrolló de manera muy satisfactoria y el torero se recupera favorablemente.

Según el doctor Cristóbal Zaragoza, jefe del equipo médico de la enfermería de la plaza de Valencia, que fue quien le operó tras la cogida y supervisa su recuperación, el percance fue muy serio: «Ha sido una de las cornadas más serias que hemos atendido en esta plaza, no por la cogida en sí, sino por la zona en la que se produjo». Rafael Cañada, que se encuentra muy animado y acompañado por su mujer y amigos, tiene afectadas las últimas vértebras dorsales así como la primera sacra y podía haber quedado parapléjico.

Afortunadamente todo va muy bien y, cuando no haya riesgo de infección, se le fijará la columna con unas placas y en principio no parece que haya problemas para que vuelva a hacer vida normal.