Pepín Liria, adiós con indulto

El torero de Cehegín ha perdonado la vida a un toro de Santiago Domecq en su despedida de los ruedos en Abarán (Muecia

Pepín Liria da la vuelta al ruedo en Abarán / EFE

El diestro murciano ha indultado un toro de la ganadería de Santiago Domecq en la corrida goyesca de su despedida de los ruedos, en Abarán (Murcia), en la que ha cortado cinco orejas y un rabo, con los que ha salido a hombros junto al Juli, que ha cortado cuatro orejas.

Pepín Liria, que había regresado esta temporada por los 25 años de su alternativa, ha estado muy brillante, sobre todo en los dos últimos de su lote, los mejores del encierro, que le han permitido desarrollar su toreo a base de valor y de llevar transmisión a los tendidos, que en numerosos pasajes de su faena ha coreado su nombre.

El Juli ha estado de nuevo en maestro en este coso murciano en el que tantas tardes ha salido a hombros, como ha vuelto a ocurrir. Su primero, que ha bajado un tanto la gran calidad de todos sus hermanos, ha servido al espada madrileño, con su técnica y sus muchos recursos, para redondear la faena.

Ha podido lucirse en mayor medida en los otros dos astados de su lote, nobles y repetidores, que han acudido a la muleta hasta permitirle cuajar varias tandas con una y otra mano, largas de recorrido y templadas.

Los toros estaban muy bien presentados, eran bravos y han dado gran juego, sobre todo el indultado; el tercero, premiado con la vuelta al anillo, y el cuarto y el sexto, aplaudidos en el arrastre, con petición de indulto de la plaza para este último. La plaza ha registrado lleno de «No hay billetes».

Pepín Liria, oreja, dos orejas tras aviso y dos orejas y rabo.

El Juli, oreja, oreja y dos orejas.