Robleño logra el único trofeo en el cierre de Ceret

El madrileño dejó una notable actuación ante una encastada corrida de José Escolar

Fernando Robleño, en imagen de archivo
Fernando Robleño, en imagen de archivo

Fernando Robleño paseó la única oreja del festejo que cerró la Feria de Ceret. En el festejo destacó también la versión más poderosa de Rubén Pinar, que dio una vuelta al ruedo. Fernando Cruz saludó una ovación con el segundo de su lote.

Tras ser devuelto el primero de Escolar por presentar una cornada en el costillar salió un sobrero de la ganadería titular, que embistió con violencia y brusquedad no dando opciones a Fernando Robleño. El cuarto le dio mayores posibilidades y el madrileño aprovechó el buen pitón derecho para cuajar una labor ligada y templada por ese lado que le valió una oreja.

Rubén Pinar dio una vuelta al ruedo con el tercero. El manchego cuajó una faena llena de poder y mando en un conjunto fundamentado sobre la diestra y que contó con dos excelentes series en redondo. El sexto fue devuelto por cojo, saliendo en su lugar un sobrero de San Román, que también fue devuelto. Pinar exprimió y sacó todo cuanto tuvo el tercer sobrero de Fidel San Román al que mató de una estocada entera.

No dio opciones tampoco el segundo de la tarde, que se revolvía y buscaba a Fernando Cruz. El madrileño demostró su capacidad lidiadora, siendo silenciado tras pasaportar al toro de pinchazo y estocada entera caída. El madrileño saludó una ovación tras finiquitar al quinto. Se mostró muy firme y comprometido ante un animal complicado, que derrotaba con violencia y ante el que estuvo cogido en alguna que otra ocasión.

Plaza de toros de Ceret (Francia). Se lidiaron toros de José Escolar (1º bis) y un sobrero (6º tris) de Fidel San Román), bien presentados, encastados y de juego desigual. Fernando Robleño, palmas y oreja; Fernando Cruz, silencio y saludos; y Rubén Pinar, vuelta al ruedo y saludos. Lleno de «No hay billetes».