Actualidad

Tarde triunfal en el cartelazo de "Sanse"

La terna salió a hombros en la buena corrida de Algarra.

La terna salió a hombros en la buena corrida de Algarra.

Publicidad

Cartel de primera lucía en el cierre de su ciclo la plaza de La Tercera, que guardó un minuto de silencio por uno de sus antiguos gerentes, el empresario Ignacio Zorita, que fallecía ayer a los 72 años. Se devolvió el primero de Algarra tras lesionarse al entrar bruscamente al caballo. Fijó Ponce en las telas de su capote al alto bis, que humilló de salida. Gran primera tanda del valenciano con la derecha. El toro se arrancaba a cada cité aunque sin demasiada clase. Por el izquierdo se quedaba corto y obligó a Ponce a tirar de adornos. Exigió hasta el final el maestro de Chiva a un toro que colaboró con nobleza y al que le faltó transmisión. Una efectiva estocada le valió las dos orejas. No le quedó otra a Ponce que mostrar galones con el cuarto, que se desentendió de la faena. Aún así, se esmeró el diestro con el Algarra, intentándolo por ambos pitones y ligando las series. Remató por poncinas.

Al ralentí recibió por verónicas Manzanares al segundo, que se arrancaba con alegría. Tras medir la embestida por ambos pitones, citó de largo el alicantino con la derecha, mano que dio los mejores momentos. Tiró Manzanares de un astado que fue a más. Dos tandas de derechazos largos y templados que le aseguraban gran premio. Mostrando su virtuosismo en la suerte de recibir mató de forma fulminante. Recibió los máximos trofeos. Volvió a coger el ritmo Manzanares al quinto, que acudía a los encuentros con convicción. José María lo apostó casi todo en la derecha, apuesta segura. En redondo ligó una tanda a pies juntos, con un toro que no bajó el tono en ningún momento, arrancándose sin atisbos de dudas.

Visto dónde estaba el listón Aguado, que sustituía como en Ronda al lesionado Roca Rey, sacó todo el repertorio que le ofrece su toreo vertical. Se exhibió a la verónica con el capote, y en la muleta, después de un gran tercio de banderillas, se pasó muy cerca al tercero por el derecho. A esa tanda la siguieron estatuarios. Lo citaba de largo siempre hacia adentro. El toro, que tuvo movilidad, le permitió abandonarse. Dos orejas. El sexto vendría a confirmar la tendencia de la tarde, de dos mitades. Los tres últimos toros tuvieron menos transmisión y fuerzas, especialmente el soso sexto, al que Aguado no pudo sacarle mucho más que un vistoso saludo capotero. A pesar de las escasas condiciones de su oponente, el sevillano no tiró la toalla e intentó redondear el triunfo que ya había firmado con su primero. Pero después de intentarlo por ambos pitones el toro se acabaría pronto y también la posibilidad de aumentar el premio.

Publicidad

Ficha

San Sebastián de Los Reyes. Toros de Luis Algarra, desiguales de presentación. El 1°, noble y sin clase; el 2°, a más, aplaudido en el arrastre; el 3°, con fondo; el 4°, embistió sin franqueza; el 5°, de gran arrancada y movilidad; el 6°, punto sosote. Tres cuartos de entrada.

Publicidad

Enrique Ponce, de tabaco y oro, estocada tendida (dos orejas); pinchazo, casi entera (oreja).

José María Manzanares, de sangre de toro y oro, estocada fulminante (tres orejas), media, entera (saludos).

Pablo Aguado, de verde botella y oro, media (dos orejas); estocada, descabello (saludos).

Publicidad