Jesús Gil: tan admirado como temido

HBO España estrena mañana «El pionero», una serie documental en la que habla de la controvertida trayectoria del que fue alcalde de Marbella y presidente del Atlético de Madrid.

  • Jesús Gil, en una imagen del documental
    Jesús Gil, en una imagen del documental
true
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

08 de julio de 2019. 10:26h

Comentada
Cecilia García Madrid. 5/7/2019

ETIQUETAS

«Hace falta alguien que tenga carisma, que tire de este vagón, de esta locomotora (...) Si vais a votar la mayoría para demostrar que una ciudad tan maravillosa como Marbella puede ser la capital mundial del turismo y del ocio y la dejáis en mis manos, os garantizo que el proyecto saldrá adelante». Palabras de Jesús Gil con la que se inicia el documental «El pionero» que HBO estrena mañana. Esta declaración la pronunció en 1991 durante la campaña electoral del GIL, el partido que hizo a su medida y que fue el trampolín que le impulsó a la alcaldía de la ciudad al ganar por mayoría absoluta. ¿Fue quizá el mejor exponente del populismo en los años 90?

La respuesta puede estar en algunas de estas reflexiones. Isabel García Marcos, la candidata al PSOE que le fustigó sin piedad, afirma en la producción: «Era el ídolo de mucha gente, a muchos les hubiera gustado ser como él, aunque ahora todo el mundo lo calla». Y es que, como comenta el director de «El pionero», Enric Bach, Gil «era un hombre capaz de seducirnos y al mismo tiempo de asustarnos. Su historia es la nuestra. No tenía ideología. Entendía la política como una empresa y aplicaba un modelo de gestión. Su discurso llegaba muy bien a la gente. La realidad es que sus fines no era malos, pero utilizaba unos métodos terribles». El fiscal Castresana, uno de los primeros que lidió con la corrupción en España, va más allá: «Le consideraban una persona de éxito, un triunfador antisistema. Al unir los proyectos inmobiliarios, la política y el deporte creó un cóctel explosivo». Tan cierto como que le estalló en su cara: fue juzgado y encarcelado a causa de la muerte de 58 personas tras derrumbarse un comedor de una urbanización «Los Ángeles de San Rafael» de la que era promotor. En 1999 volvió a prisión como imputado por malversación de caudales públicos y falsedad de documento público y en 2004 se le declaró culpable de estafa al Atlético de Madrid por simulación de contratos. Esa pena no la cumplió porque falleció ese año. Al tiempo, su empuje, su franqueza y sus críticas a los poderes políticos y deportivos devolvieron la autoestima a muchos ciudadanos de Marbella y a los aficionados de Atlético de Madrid. Bach piensa que «la conexión con el presente es lo que le hace más interesante».

Hablan sus hijos

En esta dicotomía se mueve la producción: la de un seductor que se movía como pez en el agua entre las masas y un emprendedor que si tenía que dar comisiones a un partido para lograr licencias de obras lo hacía sin que le temblase el pulso. Quizá lo que más sorprenda de «El pionero» es la colaboración de sus hijos: Jesús Gil Marín, Miguel Ángel y Óscar. Según su versión, su padre no tenía ni un duro. «Solo era rico de espíritu», dice uno de ellos. Otro afirma que «el dinero es como una droga». «No nos pusieron ninguna condición, aunque también es verdad que el paso del tiempo ayuda mucho. Vieron con buenos ojos el enfoque que les propusimos. No íbamos a hacer una crítica salvaje y sensacionalista. Queríamos evitar caer en el barro, pero tampoco iba a ser un homenaje», explica Bach.

Tras miles de horas invertidas en visionados sobre el protagonistas –el proyecto se empezó a gestar en 2017, tras el documental «Muerte en León: caso cerrado»– Bach saca sus propias conclusiones: «Ahora no lo dirá nadie, pero le admiraban porque era un hombre seguro de sí mismo, no tenía filtros cuando hablaba y era muy osado. Es de los pocos casos en los que se une en una misma persona el rechazo y la fascinación».

Últimas noticias