"La casa de papel", a dar el golpe

Más acción, suspense y complejidad emocional en la tercera temporada porque su creador Álex Pina quiere reivindicar su carácter marcadamente latino.

  • De izda. a dcha., Pedro Alonso, Rodrigo de la Serna y Álvaro Morte en «La casa de papel». Foto: Netflix
    De izda. a dcha., Pedro Alonso, Rodrigo de la Serna y Álvaro Morte en «La casa de papel». Foto: Netflix

Tiempo de lectura 4 min.

17 de julio de 2019. 22:10h

Comentada
Cecilia García 17/7/2019

ETIQUETAS

El presupuesto para la tercera temporada de «La casa de papel» –del que no se habló durante el encuentro con la Prensa, aunque es evidente que ha sido generoso– no ha nublado la vista a su creador, Álex Pina, ni a su director, Jesús Colmenar. Sí, la producción es más vistosa –han rodado en España, Tailandia, Panamá, Reino Unido y Florencia (Italia)– y muchas de las tomas, sobre todo las aéreas, tienen el empaque de una superproducción. Sin embargo, esto se quedarían en una anécdota que solo dejaría satisfechos a los «voyeurs» si se hubiese descuidado las tramas y el desarrollo de los personajes. Y no ha ocurrido: los fuegos artificiales –como en la primeras entregas que emitió Antena 3 en abierto– corren por cuenta de los intérpretes y de los giros argumentales. «Las peripecias de Tokio, el Profesor, Nairobi y Río tenían todavía mucho recorrido. Su universo emocional daba para mucho de sí y siempre hay cosas que robar en el mundo», dice Pina. El creador de la serie ha querido que se mantenga su espíritu cercano al cómic «porque lo es».

Tras su voluntario exilio con los bolsillos llenos tras el atraco a la Fábrica de Moneda y Timbre, un impulso de Tokio, interpretada por Úrsula Corberó, les devuelve a la realidad: son unos fugados de la Justicia que ya no están en paradero desconocido. Una llamada de teléfono provoca que su pareja, Río (Miguel Herrán) sea detenido, motivo más que justificado para que se una la banda bajo las órdenes del profesor» y se ponga manos a la obra para diseñar un nuevo golpe... ¿Cuál? Pina dice una y otra vez a todo el mundo que le quiera oír que «todos quieren que sea Fort Knox (la base militar en la que están las reservas de oro de Estados Unidos y de otros países, pero nosotros preferimos quedarnos en el nuestro. Queremos preservar la identidad latina y mediterránea del proyecto». Conclusión: el objetivo es el Banco de España. «Una de las características principales de ''La casa de papel'' es que en las dos primeras temporadas le propusimos al espectador un atraco casi imposible de ejecutar y que fuese prácticamente imposible. El siguiente no podía ser menos exigente, por eso elegimos el Banco de España. Primero por sus extraordinarias medidas de seguridad y, después, por la trascendencia que tiene, ya que puede afectar al sistema financiero de Europa».

Vínculos emocionales

El robo podría ser considerado el «macguffin» o, dicho de otra manera, el elemento de suspense que actúa como fuerza motor para que los personajes avancen en la trama. Y debe ser así porque Pina pone mucho el acento en la emoción porque «aunque la serie concilia el entretenimiento y la acción hemos enfatizado los vínculos emocionales». Aviso para navegantes: no van a ser fáciles porque el primer encontronazo que se va a vivir es entre Tokio y Lisboa (Itziar Ituño), la que antaño fue la inspectora Murillo, que se enamoró del Profesor y se ha unido al grupo. «Para él va a ser muy complicado gestionar esto, entre otras cosas porque es un hombre muy complejo. Bajo su personalidad tranquila y reflexiva está un hombre con un carácter vengativo», dice Álvaro Morte, el actor que le interpreta.

Además de Lisboa, se incorporan Palermo (Rodrigo de la Serna), Bogotá (Hovik Keuchkerian) y Marsella (Luka Peros). Pina y su equipo escogieron los nombres de ciudades de todos los atracadores –bajo el que ocultan su identidad real– por «la sonoridad que tienen, además de, en el caso de Lisboa, porque la serie ha tenido mucho éxito en Portugal y queríamos tener ese detalle con ellos». Pero la incorporación que tiene a todos los fans de la serie con el corazón en un puño es la de Najwa Nimri que, según sus palabras, «voy a interpretar la inspectora Sierra que está embarazada de ocho meses y que es muy chunga». La actriz, ya trabajó con Pina y su equipo en «Vis a vis» y en la promoción ha hecho un guiño a la serie de la «marea amarilla»: «La inspectora Sierra dice que de la cárcel se sale pero de un atraco, veremos».

Este repertorio de situaciones y personajes responde a la necesidad de Pina de hacer crecer a la serie. Para ello, ofrece una novedad: la fragmentación temporal. «Nos apoyamos en cinco capas de tiempo diferentes, lo que nos permite introducir nuevos géneros», explica.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs