La fórmula magistral de "Urgencias"

Se cumple un cuarto de siglo de su estreno y continúa siendo la serie médica de referencia para el género por sus tramas y factura técnica.

De izda. a dcha., George Clooney, Eriq La Salle, Sherry Stringfield y Anthony Edwards. Foto: ABC
De izda. a dcha., George Clooney, Eriq La Salle, Sherry Stringfield y Anthony Edwards. Foto: ABC

Se cumple un cuarto de siglo de su estreno y continúa siendo la serie médica de referencia para el género por sus tramas y factura técnica.

Bajo el manto protector del escritor de «best sellers» Michael Crichton («Parque jurásico») –creador de la serie– y de Steven Spielberg como productor ejecutivo, el 19 de septiembre de 1994 se estrenó en la cadena estadounidense NBC «Urgencias». Inmediatamente la crítica le hizo una reverencia y la audiencia se puso de su parte con una media de 28,9 millones de espectadores en su primera temporada y 32 en la segunda. La ficción médica se mantuvo en antena durante quince temporadas. En estos días se cumple un cuarto de siglo de la primera emisión de una serie que cambió los códigos de las producciones de este corte. Las tramas, lejos de ser lineales, se multiplicaban e introdujo en la realización insólitos movimientos de cámara y planos secuencia inéditos en la televisión de entonces. Y no se autocensuró al tratar enfermedades que en aquellos momentos eran un tabú para los espectadores de las cadenas generalistas como el suicidio, los embarazos entre adolescentes, las violaciones y la violencia en el hogar, entre otras.

«Recuerdo que cuando se emitía en España estaba estudiando medicina. Por primera vez no se idealizaba a los médicos y transmitía veracidad gracias a una realización muy dinámica que lograba que el espectador conectase con la tensión que se vive en una unidad de urgencias. En ese sentido, creo que fue pionera e innovadora», afirma Aser García Rada, pediatra y asesor médico de ficciones como «MIR» y «Centro médico».

Casos reales

La guinda fue el reparto. Descubrió y convirtió en una estrella a George Clooney e hizo inmensamente populares a Julianna Margulies, Noah Wyle, Antohny Edwards, Eriq La Salle y Maura Tierney, entre otros. Los guionistas fueron los precursores de lo que ya es un hábito en las series médicas: contar con el asesoramiento de profesionales. Visitaron cientos de hospitales para ver los casos que trataban, los actores empleaban con naturalidad los términos técnicos y les enseñaron cómo manejar el instrumental para las cirugías, además de recrear en plató una verdadera unidad de urgencias. «No es un servicio convencional, aunque la serie pisó el acelerador para añadir más intensidad. En la realidad no todos los días se enfrentan a situaciones límites o extremas como grandes accidentes en los que hay numerosos heridos y pacientes que están entre la vida y la muerte. Tampoco el personal sanitario está corriendo todo el día, aunque entiendo que había unas exigencias dramáticas», apunta García Rada. No es una crítica, tan solo una precisión, ya que el pediatra sí cree que es una referencia para todas las ficciones que vinieron después. «Aunque tengo que decir que no he visto mucho ‘‘Anatomía de Grey’’ –cuya decimosexta temporada se estrena mañana– es más tradicional y se vuelca más en las relaciones amorosas», reflexiona.

¿Que ha sido de los actores?

¿De George Clooney qué se puede decir? Aunque sus últimos proyectos no son muy estimulantes es uno de los actores y directores más considerados de la Meca del cine. Julianna Marguiles acaba de estrenar «The Hot Zone» y fue el alma de «The Good Wife». Maura Tierney ha dado qué hablar con «The Affair» y Noah Wyle se defiende en «The Red Line».