Televisión

La revolución feminista de OT 2018: ellas mandan (y menos mal)

Alfonso y Sabela se convierten en los primeros nominados de la edición, mientras que Noelia se alza como la gran favorita tras su implacable interpretación de “Respect”, de Aretha Franklin.

Alfonso y Sabela se convierten en los primeros nominados de la edición, mientras que Noelia se alza como la gran favorita tras su implacable interpretación de “Respect”, de Aretha Franklin.

Publicidad

En esta nueva edición de Operación Triunfo, las chicas mandan. Está más que claro: tienen mejor nivel, mejor exposición y mejor predisposición que sus compañeros de Academia (con alguna grata excepción, todo hay que decirlo). Solo hubo que comparar las anodinas actuaciones de unos y los fervientes espectáculos de otras. No hubo color y, como todo parece indicar que será así el resto del concurso, ha llegado del turno de reconocer que nos gustan ellas, la forma en la que pisan el escenario y el tesón con el que encaran cada reto. Porque de eso se trata: de cantar y no de dar el cante. Y, por el momento, Alba, Natalia, Julia, Noelia, África, María, Sabela, Marta y Marilia (no, no son las de Ella Baila Sola) tienen alguna que otra ventaja.

En el fondo, se agradece que la revolución sexual (por aquello de la canción de La Casa Azul) que lideraron Agoney, Marina, Ricky y compañía hace unos meses haya quedado bien asentada. Para una buena parte de las redes sociales, esto fue uno de las herramientas fundamentales del éxito del formato; para otra, en cambio, el elemento necesario para captar la atención. Como sea, supuso un bofetón mediático sin precedentes y una cura de humildad para todos aquellos que aún soltaban alguna carcajada cuando se hablaba de bisexuales, trans, gays, lesbianas, pansexuales... Ahora, es el momento de una explosión femenina que ya comenzaron Amaia y los demás, y que en esta décima hornada parece hacerse más evidente. Las chicas están reivindicando su posición a golpe de talento y esta es la mejor prueba de su valor y presencia tanto en el concurso como en la sociedad.

Publicidad

Publicidad

Y así fue: Noelia se erigió como la favorita de la noche por méritos propios. Bien podría haberse hecho con el mismo título Natalia o Julia, pero casi ninguno de los chicos. La mejor forma de entenderlo es revisando la canción que abrió esta primera gala, “This is me”, de la película “El gran showman”. Con ella, se presentaban ante el público y se reivindicaban en el mercado musical. Qué pena que la primera intervención, por parte de un tímido Joan, se limitase a unas pocas notas desafinadas y tan desagradables. Terminó mejor que empezó, aunque a veces un mal comienzo puede destrozar el mejor de los finales. Y éste pasó sin pena ni gloria, a pesar de las intenciones de ellas y las intentonas de ellos.

No hubo parangón en ningún momento. De hecho, “El ataque de las chicas cocodrilo” se convirtió en “El asalto de los chicos sin sustancia”. Miki y Carlos Right se mostraron con una actitud muy canallita, no hay duda. Pero poco más. Pasaron tan desapercibidos como Juan Camus o Miguel Ángel Silva en sus mejores momentos. De cualquier forma, (la cosas como son) el tema de Hombres G no les hizo justicia. Todo lo contrario que a Damion (insisto: que no Doraemon ni Digimon) y África. Ellos tenían una de esas joyas musicales que ya de por sí solas invitan a otra dimensión. Sus voces son peculiares y empastaron bien, pero no reunieron ninguna emoción. Sin sentimiento, no tenía ningún sentido escucharles. Y este “Perfect”, de Ed Sheeran, desgraciadamente no atrajo más miradas que aquellas que se levantaban de las pantallas entre mensajes de Whatsapp. La inocencia de él y soberbia de ella destrozaron una primorosa oportunidad de lucirse.

Publicidad

Así siguieron su estela Sabela y Alfonso. Lo mejor de su intervención fue, por supuesto, cuando se acabó. Durante los dos minutos que duró “Échame la culpa”, una verbena de pueblo se adueñó de las tablas. Y no cualquier orquesta, sino aquella de la España profunda que levanta tantas pasiones como risas entre el público. Ambos estuvieron aburridos, en especial el joven venezolano: su eterna sonrisa no evitó que su compañera tomara una leve iniciativa, dejándole a la altura de corista trasnochado. El listón de Luis Fonsi y Demi Lobato era insuperable y ambos cumplieron esta premisa con nota. Los dos acabaron nominados justamente (y sin ningún reproche por parte de los espectadores).

Y, en mitad de esta vorágine musical, de repente, pasan como las de Dave y Marilia con “Alfonsina y el mar”, de Mercedes Sosa. En la canción más bonita y más difícil de la noche todo encajó: voz, presencia y carisma. Ana Torroja, en cambio, en un arrebato de protagonismo, optó por llevar la contraria y poner en duda su actuación. Menos mal que, al terminar la show, la calidad (sobre todo, la cordura) se impuso y ambos concursantes cruzaron la pasarela. Primer punto en la boca, como el que poco después volverían a estampar Alba Reche y Noelia. Estuvieron sublimes. No se les puede reprochar absolutamente nada ante un clásico tan complicado como “Respect”, de Aretha Franklin. Evidentemente, lo que les precedió quedo prácticamente ensombrecido, salvo por la impecable intervención de Julia en “Vuelvo a verte”, de Malú y Pablo Alborán (a Joan mejor ni mencionarlo: fue su sombra en todo momento); y el "groove"que salpicaron Natalia y Famous en “Feel it still”, de Portugal The Man. Marta y María, por su parte, hicieron de una canción aparentemente nominable (“Ella”, de Bebe) la oportunidad perfecta para conseguir lo que sus compañeros no lograron en toda la noche: emocionar. Los que en su momento no apostaron por ellas y las colocaron en el paredón, hoy les deben el beneplácito de haber hecho de la gala un espectáculo un poquito mejor.

Noelia, favorita; Alfonso y Sabela, primeros nominados

Noelia ha corrido la misma suerte que Aitana en la primera gala de OT 2017: ambas han sido las primeras favoritas de sus respectivas ediciones. Aún se desconoce si correrán la misma suerte o no, lo que está claro es que a la malagueña no le faltan méritos por ahora. Quizá fue la que más se lo merecía (por su instrumento vocal, claro), aunque no hay que olvidar esto no es sinónimo de victoria y que el apoyo del público es tan efímero como volátil. En la misma posición estuvieron Rosa López en OT1 y Manuel Carrasco en OT2, que se alzaron con el primero y segundo puesto; pero también Jesús de Manuel de OT 4 que fue expulsado en tercera posición y Rubén Muñoz de OT 6 que fue el segundo eliminado.

Joan, Alfonso, Sabela y África se convirtieron, de este modo, en los concursantes que menos convencieron al jurado formado por Joe Pérez-Orive, Ana Torroja, Manuel Martos y Toni Aguilar para permanecer en la Academia. Cuatro propuestas que también compartieron los profesores, que optaron por salvar a África. La madrileña se reunía así con sus compañeros, a la espera de salvar a otro. Con seis votos, Joan fue el elegido, mientras que Sabela y Alfonso se alzaron como los primeros nominados de OT 2018, lo que les permitirá elegir la canción con la que defenderán su permanencia la próxima semana.

El vivo (e incisivo) recuerdo de OT 2017

Lo de Aitana fue de juzgado de guardia: la presentaron como estrella, pero su actuación fue de estrellada. Agitada, ahogada y espástica. La joven promesa presentó su “Teléfono” en su “casa” y eso le jugó una mala pasada: demasiados nervios y poco que decir. Sin embargo, si bien los 16 nuevos concursante ya lo tienen bastante complicado para hacerse un hueco en la pantalla, explotar aún más las mieles del éxito con los de la pasada edición es un absoluto error. No ha habido tiempo suficiente para digerir tanto “triunfo”, para sentir la necesidad de descubrir a nuevos ídolos y para (sobre todo) implicarse tanto como ocurrió hace menos de un año. La próxima semana, ¿quién acudirá? ¿Miriam? ¿Roi? Hagan sus apuestas.